lunes, 25 de octubre de 2010

Capítulo 2: Recordando Bella

Esta es la versión de la noche recordada por Bella
así que hay Mucho LEMMON.



RECORDANDO II

Bella




Cerré despacio la puerta y eché a correr hasta que los latidos en mis sienes me hicieron parar. Contuve las ganas de vomitar y busqué un taxi. Tardé como 10 minutos en encontrar uno y al menos media hora en llegar al apartamento que compartía con Alice.

Me di cuenta que no había memorizado la dirección de mi amante desconocido, pero supongo que mejor era así, había sido un sueño fantástico del que ya había despertado.

Cuando llegué a casa la habitación de Alice estaba abierta y la luz entraba por las ventanas así que me imaginé que no había dormido en casa y me acerqué a cerrarle la puerta, pero si había dormido en casa. Estaba tumbada desnuda atravesada encima de un tío de pelo moreno y boca enorme también desnudo. Cerré la puerta y me metí en la ducha.

Cuando mi pelo empezó a empaparse me trajo los recuerdos de la playa, de como aquel desconocido se acercó a mi ofreciendo su mano para entrar en el agua.


  • ¿Te ocurre algo?

Cuando levanté mi mirada hacia aquella voz no pude más que observar al tipo a la que pertenecía. Joder estaba borracha como una cuba pero creo que no se me escapó ningún detalle de su anatomía.

Llevaba un vaso en una mano y un cigarro en la otra que llevaba a su boca y chupaba, de una forma que me pareció de lo más sensual. Sus cejas se elevaron de una forma extraña mientras lo hacía, sus ojos eran de un color indescifrable y su barba y su pelo revuelto le hacían parecer desaliñado. Llevaba una camiseta con cuello de pico que tenía un par de agujeros y sus vaqueros parecían no poder sostenerse en su cintura, sus boxer grises asomaban por encima. Sus deportivas tenían los cordones desatados y no llevaba calcetines.

Después de intercambiar algunas frases y de que apagara su cigarro comenzó a quitarse la camiseta.

Dios ya me había fijado que sus brazos estaban llenos de pelos que le subían hasta por encima del codo pero cuando su camiseta cayó en la arena seguí la linea oscura que asomaba de sus boxer y subía por su pecho hasta su cuello de más a menos cantidad, en ese momento tuve que tragar la saliva que se me había acumulado de repente.

Era delgado pero bien formado, sus músculos se marcaban pero sin exageración, comenzó a desabrocharse la bragueta del pantalón, me sentí como si estuviera presenciando un strepteese solo para mi, parecía como si todo transcurriera a cámara lenta, probablemente eso era culpa del alcohol que en esos momento se paseaba por mis venas. Se quitó las deportivas y casi cayó al suelo al sacarse el pantalón, yo seguía sentada en la arena cuando me ofreció su mano para ir al agua, mi mirada llegó hasta ese bulto que dejaba mucho a la imaginación por su tamaño, eso fue lo que me terminó de convencer, me quité mis ropas y cogí su mano. ¡Que mano!, la mía se perdía en ella, pero me sujetaba con fuerza. Hacia un momento estaba despotricando contra Alice por habérmela jugado otra vez, pero ahora estaba realmente agradecida, si hubiera estado aquí habría sido ella la que le agarrara de la mano. Mientras caminábamos hasta la orilla vi que su espalda estaba salpicada de lunares y que no tenía ningún tatuaje ni pearcing por ningún lado, era natural 100 x 100 ¿qué edad tendrían? Era muy raro que hoy en día un chico no estuviera depilado y tatuado o perforado alguna parte de su cuerpo.

El último chico con el que me acosté, fue por supuesto un ligue despechado de mi amiga que vino a llorarme (y a meterme mano) y como estaba bien bueno y hacía ya un tiempo que no cataba macho, me metí en la cama con él. Tenía un tatuaje desde su hombro izquierdo hasta hasta su muñeca, una perforación en una oreja y otra en su ceja derecha y tenía menos vello en su cuerpo que yo, me dejó la sensación de haberme acostado con una tía con polla.


El agua estaba helada y me negué a sumergirme más, pero cuando me convenció para que mojara mi cabeza no me pareció mala idea, quería despejarme por si tenía suerte y quería algo más que un inocente baño. Sentí que mis muslos se pegaban contra los suyos y disfruté del momento, pero cuando me agarró de la cintura y pasó de manera sensual su enorme mano por entre mis pechos casi muero de hidrocución y cuando me acercó a su pecho y me besó creí que estaba soñando, pero enseguida tuve que abrir los ojos por que la cabeza se me iba. Apoyé mis manos en sus pectorales y acaricié esos pelillos y cuando abrí mi boca para dejar entrar su lengua en ella, llevé mis manos a su cuello y acaricié su revuelta cabellera, su lengua entraba suavemente y jugueteaba con la punta de la mía, sabía a tabaco y alcohol pero no me pareció desagradable, metía y sacaba su lengua, la enredaba, la succionaba y luego besaba primero mi labio superior y luego pasaba al inferior, tuve que separarme de él por que mi mareo ya no sabía si era producto del pedo que llevaba o de las sensaciones que me estaba produciendo todo aquello, supongo me interpretó mal. Cuando dijo que no se quería aprovechar de mi casi le rogué que lo hiciera, ¡que vergüenza por favor! Eso le hizo hacer la mueca más hermosa que jamás había visto, sonrió torciendo su boca solo a un lado mirándome con los ojos chispeantes. Quería que me lo hiciera durante toda la noche allí mismo si era necesario aunque fuera delante de toda aquella gente, en un momento desapareció el chico desaliñado y apareció el hombre que más había deseado en mi vida.

No podía creer que me estuviera pasando esto a mi, ¡era tan irreal! Mi felicidad aumentó cuando me llevó en su coche hasta su apartamento y y se sentó en la cama a desnudarme, no entendía por que no habíamos hablado nada ni por que no nos habíamos preguntado siquiera los nombres, pero supongo que todo aquello era un poco irreal y poco importaban nuestros nombres.

Le ayudé a sacarse el pantalón y me aventuré a quitarle sus boxers suspiré antes de hacerlo mientras contemplaba el tamaño que se adivinaba debajo, se los quité y aunque yo no era muy amiga del sexo oral con desconocidos, aquello merecía ser saboreado, la agarré con mi mano mientras acariciaba su muslo y y le miré a la cara y cuando volvió a darme aquella media sonrisa metí su erección en mi boca y chupe como si fuera mi fuente de vida, apenas llevaba un par de minutos cuando volví a mirarle y su mirada parecía ausente ¿tan mal lo estaba haciendo? Me miró y pareció entender mi confusión, me levantó e hizo que me girara y fue cuando entendí lo que había estado viendo, nuestro reflejo en el espejo mientras se la chupaba, aquello me dio una vergüenza terrible pero a él parecía gustarle por que comenzó a tocarme con aquellas manos de dedos largos mis pechos, mis pezones se erizaron a su contacto y jugueteó con ellos. Buscó mi clítoris ente mis pliegues y comenzó a frotarlo, pero antes de que mis sentidos pudieran aprovecharse de esas sensaciones me arrastró encima de la cama y me tumbó de lado mientras el permanecía a mi espalda, siguió jugueteando con mis pezones mientras me besaba el hombro y me practicaba pequeñas succiones que yo sabía que al día siguiente se notarían, bajó hasta mis nalgas, acercó mi cintura y mientras me acariciaba por detrás buscó y metió uno de sus desos dentro de mí, aquella sensación de hacerlo desde ahí me provocó un placer exquisito, comenzó a moverlo e introdujo otro de sus dedos, todo ello lo hacía mirando al espejo evaluando mis reacciones y no pude seguir mirando. Si no fuera por que apenas entraba luz en la habitación mis sonrojos le habrían provocado mas de una risotada. Cerré los ojos y busqué su pene y comencé a masajearlo a mi espalda y llevé mi otra mano a mi clítoris, necesitaba sentirlo dentro de mi y empecé a acercar su miembro allí donde sus dedos estaban provocándome tanto placer, sacó uno de ellos parecía querer resistirse a penetrarme pero yo quería que lo hiciera ya, estaba lista para ello, eché mi cadera atrás y coloqué su erección en mi entrada y yo misma empujé aun cuando su dedo estaba allí dentro, finalmente lo sacó y agarró mi cintura para ayudarse a entrar mas dentro, la sensación de tenerlo en mi era increíble y su mano sustituyó la mía tocándome, de repente salió de mi, eso me hizo abrir los ojos.

¿Qué estaba ocurriendo? Pero en unos segundos volvió a entrar de nuevo. Sus embestidas se hicieron más notables pero de nuevo se apartó. Me tumbó boca arriba y me besó. Abrí las piernas para facilitarle el acceso y se colocó entre ellas, seguía besándome cuando volví a sentirlo de nuevo. Está vez sus movimientos eran rítmicos y la fricción que se generó hizo que me acercara al orgasmo, tenía mis manos sujetando sus nalgas y mis piernas enredadas en las suyas intentando evitar que me dejara. Pero para mi sorpresa noté que justo cuando estaba a punto de llegar al éxtasis, se retiró y no pude evitar susurrar un ¡NO! Eso era el peor de los martirios, pero entonces deslizó su lengua por mi vientre mientras sus manos exploraban mi cuerpo hasta llegar a mis muslos y de ahí paso una de ellas a mis pliegues, que separó con cuidado y posó su lengua caliente. Jadeé al notar como se afanaba en lamer y a la vez presionar mi clítoris mientras sus dedos trabajaban a buen ritmo dentro de mi. Las palpitaciones que antes habían sido interrumpidas volvieron y sujeté su cabeza, esta vez no me iba a dejar a las puertas. Comencé a mover más mis caderas y levantarlas conforme el orgasmo me invadía. Estaba recuperando mi respiración poco a poco cuando levantó la cabeza, sacó sus dedos e impregnó mis pezones con el flujo que quedaba en ellos. En mi vida me habían hecho algo así, paseó su lengua hasta llegar a uno de los pezones y succionarlo hasta que se alargó como nunca antes los había visto y luego pasó al otro, yo todo lo miraba ya a través del espejo, quería tener esa sensación de estar al otro lado, como si no fuera la protagonista de lo que ocurría. Me agarró los brazos y me los sujetó por encima de la cabeza y me penetró con fuerza con un ligero gemido, verlo moverse encima de mi, hizo que la excitación volviera a crecer, en un momento me encontré encima suya.

Parecía como si fuera una pluma entre sus manos, comencé a moverme mientras el cogía una nueva posición que nos dejo atravesados en la cama. Mis manos estaban apoyadas en el colchón, cogió las almohadas y se las colocó debajo de la cabeza y llevó sus manos a mi culo ayudándome a moverme mientras obtenían el mejor angulo de visión de la penetración, me atreví a girarme para verlo y efectivamente se veía perfectamente como su pene entraba y salía de mi cuerpo, aquella visión me excitó tanto que comencé a moverme a un ritmo mayor. Él se incorporó un poco para poder agarrar con su boca uno de mis pechos, cuando lo soltaba su dedos jugaban y tiraban del pezón. No podía dejar de observarle hacer eso, jamás en mi vida me habían hecho sentir tantas cosas en una solo noche, estaba segura de que ese iba a ser el mejor polvo que echara en mi vida. Con la mano que tenía libre agarró mi cabello y tiró de él hacia atrás, en ese momento estallé, el placer que me había provocado el conjunto de todas aquellas cosas culminó con un orgasmo tan intenso que mis manos acabaron clavando mis uñas en su pecho. Me tumbé encima suya y lo besé, mi lengua invadía una y otra vez su boca, su barba conservaba mi olor, notaba que su respiración estaba muy acelerada pero no había conseguido que él se corriera.

Me tenía inmovilizada sobre él y no dejaba que me moviera mientras acariciaba mi espalda de abajo a arriba.

Cuando mi respiración se normalizó por completo me levantó y me tumbó boca abajo.

Se posicionó detrás mía y se acercó a mi oído y comenzó a hablarme. Su voz era preciosa, un placer para los sentidos, pero oírle susurrar y decir aquellas cosas fue algo increíble.

  • Bueno, ahora me toca a mi.

Pasó uno de sus brazos por debajo de mi cintura y me elevó lo necesario para colocarme una de las almohadas debajo.

  • Me falta poco para correrme, no aguanto más, pero quiero que intentes hacerlo de nuevo conmigo, ¿crees que podrás?
  • No lo se – le susurré.

En ese momento me penetró suavemente, y solté un jadeo.

  • Se que esta posición es difícil para ti, dime como puedo ayudarte.

Entonces cogí una de sus manos y me la llevé a la parte de abajo mientras sus movimientos aumentaban el ritmo, la conservé ahí ejerciendo la presión y fricción correcta.

  • Y quiero sentir que te gusta, quiero oír tus gemidos, no te contengas, ¿vale?- Y chupó el lóbulo de mi oreja.

No pude más que asentir.

¿Quería oírme gemir? Oh, si que lo haría, ya nada me podía avergonzar. Expresé todo lo que sentía, y cuando noté llegar el orgasmo se lo dije:

  • ¡Ya! ¡ahora!, ¡voy a correrme!

¡Joder! Soltó varios gruñidos entre jadeos, parecía como si le doliese, fue largo y tuve que levantar más mis caderas para que mi cuerpo pudiera soportar mejor sus embestidas. Cuando terminó se tumbó encima mía sin dejar todo su peso. Su respiración acelerada en mi sien hizo que mi corazón palpitase de una manera diferente.

Cuando comenzó a relajarse se apartó y se tumbó a mi lado, me retiró el pelo de la cara y sonriendo me besó en la mejilla. Yo no me moví de esa posición, le devolví la sonrisa y cerré mis ojos, estaba agotada y no podía más, la última sensación que recuerdo de esa noche fue como una sábana cubría mi cuerpo.



7 comentarios:

Angie Pattinson dijo...

no lo puedo creer...!!! es lo mas erotico que he leido lograste describir a Robert a la perfeccion y de la manera como a mi me encanta, ''peludo y fachoson'' no se, no se, pensar que él pueda ser así en la cama uff... me pone muy mal !!! te felicito y espero con ansias leer el prox. besos bye

Ro_Lizzy dijo...

Por dios que envidia!!! lo que daría por una noche asi y con semejante compañía jajajaaj.
Creo que necesito una duchita de agua helada para poder seguir leyendo.
Nos leemos.
http://miangelpersonal.blogspot.com/

juliana gomez dijo...

OMG HOT HOT HOT HOT Y SUPERHIPERMEGA HOT. GRRR quien fuera bella, eso me dejo lista para un bañito helado jajaj:)
me encanto may eso fue fan-fucking-tastic ushhh que cosa mas orgamisca jajajajaja.
Ya quieor el próximo cap y ver que pasa, el mío tambien será algo caliente va lento pero seguro jajaja.
Es oficial, fue un placer casi sexual haberte leido jajaj ;)

nashkalight dijo...

ahhh shit aaaaa creo q se acaba de preder fuego mi monitor!!!! pero nena mis orejas me ardenn ahhh!!! estubo increiblee hielooo por favorrr creoo q me prendi fuego jajajaja

May dijo...

Pensé que igual era un poco fuerte cuando le di un repaso antes de colgarlo. Bueno creo que si lo es pero en fin una noche así la querría cualquiera con él ¿no?

Anónimo dijo...

WAU ESTUVO SUPER HOT ESTE CAPI PERO PORFAVOR PUBLICA YA EL OTRO NO NOS TORTURES CON LA ESPERAAAAA YA KIERO LEER LO QUE SIGUE

Lumy Cullen dijo...

Wao estuvo super Hot de parte de Bella. Ella fue bien explicita con todo lo que sucedio, me encantó. De verdad que te quedo de show. Que pena que se fuera sin dialogar con él. ¿Qué pasará ahora? Saludos!!!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...