martes, 5 de octubre de 2010

sin miedo a nada

Sumary: hace mucho tiempo que le rompió el corazón, el temor y la incertidumbre pudieron más que el amor. Ahora, él trata de regresar a aquella felicidad que abandono, tal vez el destino pueda darle otra oportunidad, pero ahora no solo ellos dos están involucrados, pues hay algo mas que los puede unir o separar definitivamente.

Rating: T

.”me muero por suplicarte, que no te vayas mi vida, me muero por escucharte, decir las cosas que nunca digas, mas me cayo y te marchas, mantengo la esperanza, de ser capaz algún día, de no esconder las heridas que me duelen al pensar que te voy queriendo cada día un poco mas, cuanto tiempo vamos a esperar”…

Edward estaba parado enfrente de la escuela, a pesar de que Phoenix era una ciudad bastante grande, a pesar de que había sido una odisea buscándole, había podido dar con ella.

La había estado siguiendo, su primer acercamiento no había sido lo que él deseaba, no había podido saber nada, salvo que había alguien en su vida y, ¿Si en realidad lo que buscaba ya no estaba a su alcance? ¿Qué tal si, después de todo, ella ya había encontrado algo mejor que él?

Las dudas embargaban su mente y su corazón, si tan solo hace seis años hubiera tenido el valor de estar con ella, si no hubiera sido tan cobarde… si tan solo hubiera aceptado su responsabilidad…

Toda su vida hubiera sido tan diferente, llena de felicidad, de grandeza, sin soledad, sin vacio.

Diez minutos más tardes, Bella se dejaba ver entre las madres y los niños que salían de la escuela. El tiempo la había transformado, aquel cuerpo de adolescente había dejado de ser tal para darle paso a una hermosa figura femenina, sus curvas resaltaban con cualquier ropa, desde unos jeans, hasta en un traje como el que ahora se encontraba vistiendo.

Sus ojos se pusieron atentos, viendo aquel Audi plateado en el que ella se transportaba, sus manos no estaban libres, sino que eran sujetadas fuertemente por dos pequeños y hermosos... hermanos

Eran tan parecidos, de piel blanca, una hermosa niña diminuta y un fuerte varón eran esos pequeños que tanto habían llamado la atención de el. El chico llevaba una gorra mientras que ella llevaba un elegante sombrero que combinaba con el uniforme azul que portaba, esto le impedían dejarles ver sus cabellos, deseaba que esos niños solo fueran de ella, que no fueran de … aquel que había visto. Tal vez, y solo tal vez, uno de ello era el fruto del amor que un día se profesó.

Los pequeños brincaban y sonreían alegremente a Bella, y esta les devolvía la sonrisa acompañados de un gran beso para cada uno. Los pequeños subieron a la parte posterior del auto y ella subió a lugar del piloto, no si antes acomodar su espejo retrovisor y estar atenta al volvo plateado que le recordaba tantas cosas, y una persona, pero aunque quiso no pudo ver al conductor.

Se alejo acelerando poco a poco, alejándose de la escuela, y por consiguiente, de Edward.

-¿podre volver a ti?- se pregunto Edward mientras encendía el motor y se ponía en marcha, si estaba en lo correcto, en este momento ella se iría a casa, y no solo eso, sino que estaría sola por un largo rato.

Condujo no mas de diez minutos, aparco enfrente de una hermosa casa de dos pisos, el jardín estaba bien cuidado y el lugar de estacionamiento aun estaba vacio.

Se estaciono un poco mas lejos, sin hacerse notar, o no por el momento, aunque desde donde se encontraba tenia una excelente vista de su casa.

Espero pacientemente 30 minutos, cuando vio el Audi entrando en la calle y estacionándose en la casa.

Bella bajaba e iba a la cajuela de donde saco bolsas del supermercado, los niños, salieron lentamente de el auto, cargando cada un su mochila y ayudándole a ella con alguna bolsa.

Edward no pudo esperar mas y descendió del auto, apresurándose en acercarse a la casa, Bella llevaba las ultimas bolsas y estaba cerca del porche. Los dos niños ya se encontraban adentro de la casa.

-Bella, por favor, espera.- dijo plantándose en medio del camino, justo enfrente de la casa.

Al escuchar aquella voz aterciopelada, su cuerpo se paralizo de piel a cabeza. No podía ser, tenia que ser solo un producto de su imaginación, una maldita jugarreta del la cruel vida que no le dejaba ser feliz.

-mami, ¿quien es?- la pequeña niña abrazo su pierna, devolviéndola a la realidad, a la dura y fría realidad.

-mami- repitió la voz masculina en forma de susurro.

-no amor, no es nadie, entra a la casa, que en un momento voy yo, dile a tu hermano que venga y que me ayude a llevar estas bolsas.

La niña entro corriendo y en Bella tuvo que afrontar sola a su peor pesadilla.

-se le ofrece algo señor- no supo como pudo salir su voz tan neutra, cuando por dentro se estaba muriendo de dolor.

-Bella, soy yo, soy…- el silencio invadió directamente cuando el pequeño niño de cabellos cobrizos rizados y rebeldes llego al lado de ella.

-mama, necesitas algo- pregunto mirando de reojo al hombre que estaba mirando a la madre y al hijo.

-amor lleva esto a la cocina, en un momento voy- recibió como respuesta un pequeño asentimiento y entro sin decir nada mas, no sin dar una mirada con sus ojos color esmeralda.

-y en cuanto a usted,- dijo dirigiéndose a Edward- le agradecería que no me vuelva a molestar, ni a mi, ni a mi familia, por favor, no me gustaría tomar medidas drásticas.

Y dicho echo, no dejo que Edward digiera algo mas, dio media vuelta y entro en la casa dejándole solo.

-Bella, aunque necesite una eternidad, tarde o temprano hablare contigo, no tengo miedo a nada- grito antes de salir a su hacia su carro.

-tarde o temprano, bella, estaré contigo, tu eres tan mía como yo soy tuyo, nos pertenecemos.

******

Que les parece

Empezare a publicar mas esta historia, XD
gracias lullaby por la oportunidad eres única

Si desean que publique la otra historia que entro al concurso háganmelo saber plis

Dejo mi alma en mis letras, por favor deja tu sombra al pasar

7 comentarios:

Yess Evenson Masen dijo...

Hola Tokita!!!; hermosa tu historia es increible y decearia poderla seguir leyendo, espero ansiosa proximos capitulos, te envio muchos besos y te deseo las mejores de las suertes nueva hermanita y compañera.
Besos

Lullaby -Ѽ- dijo...

Wii!! ya quiero seguir leyendo, confieso que esta historia me dejó O.O
Besotes linda y gracias por estar aquí!

irene dijo...

Por supuesto que quiero seguir leyendo de esta maravillosa historia nena, y ver como le trata Bella a Edward con esa indiferencia, uuuufff, que dificil se me hizo la verdad,me encanta este comienzo , estare ansiosa de una continuacion
Besos compañera de reparto
Irene

Geraldine dijo...

Quiero seguir leyendo esta historia por favor actualizen rapido jajajaja esq esta historia me llama mucha la atencion!!!

Twilightmaniaca dijo...

Tokita, eres genial!, esta historia me atrapo desde que la lei en el blog de Lubally para su concurso, siguela escribiendo, yo tambien quiero mas!

mary alice issabhella litthes dijo...

wii continua escribiendo

Lumy Cullen dijo...

La historia esta hermosa, me encantá. Deseo conocer como continúa y porque Edward dejo a Bella embarazada y sola, si tanto la amaba!!! Me fasina el comienzo de esta historia, tienes una seguidora más. Te envío muchos saludos!!!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...