domingo, 28 de noviembre de 2010

Capitulo 4: Como Imanes Con Igual Polaridad


Como Imanes Con igual polaridad

- Créeme Bells, lo vuelves loco.-me susurró al oído.

Sonreí a pesar de que no estaba segura si las palabras de Heidi eran ciertas o simplemente ella las usaba para subirme el ánimo y no arruinar mi noche con lágrimas.

- Bella!-gritó Jane ansiosa.

-Será mejor que bajes antes de que enloquezca.-acomodó por enésima vez mis ondas.-Estas hermosa Bells…

-Gracias por todo Hei, eres increíble.

-Le dirás lo increíble que es después…-dijo Jane, quien de repente había aparecido y tomaba mi brazo con fuerza.

- Suerte, Bells.-dijo Heidi mientras Jane me arrastraba escaleras abajo

-La necesitaré…-especialmente si no saco a Edward Cullen de mi mente.


Él no significa Nada. Me repetí internamente.


The Last Song no era precisamente un Bar. Jane me había engañado, era un disco. Las luces de neón adornaban cada lugar, la música que salía de los altoparlantes era ensordecedora, el olor a cigarrillo y alcohol creaban un ambiente pesado, era un lugar totalmente Anti- Bella, sin embargo la nueva Bella podría acostumbrarse.

Nos adentramos en el concurrido lugar, Felix nos condujo hacia una mesa junto a unas escaleras. Los cuerpos en la pista de baile se apretujaban en el pequeño espacio.

-Me mentiste.-le reproché a Jane en cuanto Felix se marchó en busca de algo para beber.

-Si te hubiera dicho que esto era un disco, no habrías aceptado. Además, prácticamente tiene un poco de los dos, la planta superior es una especie de bar.-dijo sonriendo.

- eres…

- Fabulosa…, ya lo sabia, hermanita.-sonrió

Sentí la mirada de alguien clavada en mi espalda.

-Me siento extraña.-admití.- este no es mi tipo de lugar.

-recuerda que esa Bella se ha ido, ahora eres una nueva chica y creo que esa nueva Bella ya hizo efecto, no voltees!

-¿Que sucede?-pregunté con curiosidad.

- Hay un chico. Ojos claros, cabello castaño. No te quita el ojo de encima desde que entramos, Oh mi dios!, viene para acá, apuesto a que te invitara a bailar.-dijo emocionada.

A los pocos segundos un chico desgarbado y con la descripción que Jane había mencionado, apareció.


-Hola señoritas.-dijo amablemente en un tono seductor.

-Hola soy Jane y ella es Bella.-dijo con un ademán de mano señalándome a mi.

La sonrisa de superioridad de Edward cruzó por mi mente llevándose todo pensamiento coherente.

Jane golpeó mi pie por debajo de la mesa sacándome de mi letargo.

-Auch...-el chico me observo con curiosidad.-Quiero decir, Hola!

El sonrió

-Soy Nick, me preguntaba si tu…. Quisieras bailar conmigo.

Nick se veía agradable, pero aun no podía sacarme de la cabeza a Edward, su imagen pasaba repetidamente en mi mente.

-Eh….

Jane golpeó mi pie de nuevo

-Bella es algo tímida.-explicó Jane.-Pero estoy segura de que estará encantada de bailar contigo, ¿No es así bella?-me sonrió

La miré enfadada, Jane era experta en meterme en “situaciones”

- ¿y que dices?-preguntó Nick

- Si… Me encantaría bailar contigo.- le dirigí una ultima mirada asesina a Jane.

- Genial!-dijo él extendiendo su mano hacia mi, la tomé con cautela y el me encaminó hacia la pista de Baile, Me estrechó contra el colocando sus manos en mi cintura.

La canción avanzaba con lentitud y yo deseba estar de vuelta en mi mesa reprochándole a Jane por haberme metido en esto. Era realmente incomodo bailar con él, me sentía asfixiada por su cercanía.

-¿y…Tienes novio?

No tenia idea de cómo responder esa pregunta, evalué mis opciones. Podría decirle la verdad, pero de seguro el no me dejaría en paz y trataría de acercarse más de lo que ya estaba.

-Si.-dije con firmeza. El se rió

- ¿y el donde está?, ¿vino contigo?

-Si, de hecho está en la barra buscando unas bebidas.

Nick sonrió


-No debería dejarte sola, hay mucha gente pesada en éste lugar.

Como tu…

La canción acabó e intente liberarme automáticamente. Él no me lo permitió

-La canción acabó.-dije un poco irritada.

-Lo sé, pero no te dejare ir sin antes…-coloco su mano en mi nuca, me empujo hacia el y me beso con fiereza. Fue un beso realmente repugnante el sabor a tabaco fue esparcido por toda mi boca.

-Suéltame!-ordené. Él l siguió besándome y no lo soporté más. Le planté un pisotón con la aguja de mi tacón. Nick se apartó inmediatamente y gritó de dolor. Caminé de vuelta hacia mi mesa.

Una sonrisa burlona se posicionada en el rostro de Jane.

-Estuviste estupenda!, tú si sabes como llamar la atención.

-Es un imbécil!

-Un imbécil que aun te está sonriendo. Parece que le gustó la delicadeza con la que tratas a las personas.

-Todo es tu culpa!.-repliqué.-iré a borrar ese sabor repugnante de mis labios.

Ella rió

-¿Sabes donde está el tocador?

-Subiendo las escaleras…supongo...

Fruncí el ceño y subí las escaleras. La planta superior era totalmente opuesta a el infierno de abajo; habían algunas ventanas enormes y modernas de donde se podía ver un lindo paisaje urbano, una barra y algunas mesas de billar se extendían por el lugar al igual que otras pequeñas mesas para simplemente pasar el rato. Diferentes parejas bailaban al son de una canción lenta.

Este lugar era… Perfecto!

Definitivamente pasaría el resto de la noche aquí. Me dirigí hacia el baño y enjuagué mi boca con abundante agua borrando ese desagradable sabor, le apliqué un poco de brillo a mis labios y salí.

Entonces mi mundo se paralizó en el momento en que nuestras miradas se encontraron. Edward me miró con fascinación por unos segundos y siguió con su juego de billar.

Oh, por dios!,

¿Serian ciertas las palabras de Heidi?, ¿él me estaba siguiendo?, ¿qué hacia aquí? Rodeado de humanos… de sangre, ¿Su objetivo era arruinar mi noche?

Pues si era así, yo no se lo iba a permitir. Me quedaría disfrutando de la música y de un trago.

Decidí sentarme en una de las sillas de la barra impidiéndome fijar mi atención en él y no ponerme mas nerviosa de lo que estaba.

-¿Qué deseas beber?-me preguntó el Barman mirándome de arriba abajo.

-Eh… no sé mucho de bebidas con alcohol, ¿que me recomiendas?

-Yo te recomiendo para tu sed uno de mis besos.-Nick me abrazó por detrás y dejó un beso en mi mejilla


Oh, diablos, ¿por qué a mí?

-Déjame en paz Nick.-él me ignoró

- Con tu rechazo solo me atraes más.-susurró en mi oido.- Dame otro beso Bella…

-Te dije que tenía novio.

El soltó una carcajada.

-No mientas, el musculoso sale con Jane y no contigo. ¿es tan difícil admitir que te gusto?

- Vete!-dije con hostilidad.

Él hizo caso omiso a mis palabras y besó mi cuello.

-Vete, Nick.-dije intentando apartarme.

-Quítale tus asquerosas manos de encima.-gritó una voz que a pesar de que la había escuchado solo un par de veces me era muy familiar. Nick se apartó y giró para ver a Edward.

Mantuve mi mirada fija en la barra.

- Esto no es asunto tuyo, Edward.- murmuré

-¿Quien te crees cara pálida?-preguntó Nick.

-¿Quien me creo?-sonrió Edward con malicia.-Quien te crees tu para atreverte a tocar a mi novia.-

Inmediatamente me volví hacia Edward por el termino que había usado para referirse a mi. Sus ojos eran una mezcla de diversión e ira.

-¿Su novio?

Edward me lanzó una sonrisa divertida.

-Si, su novio y si no te largas lo que vas a besar y abrazar será una camilla de hospital.-sus palabras sonaron amenazadoras.

-Edward!-lo llamé.

-No te tengo miedo.-replico Nick, sin embargo su mirada no tenia la misma valentía que sus palabras.

- Pues deberías. –Edward tomó del cuello a Nick y lo levanto del suelo con una sola mano.

La cara de Nick se llenó de miedo y se tornó roja por la falta de aire.

Me levanté de la silla y jalé el brazo de Edward.


-Edward suéltalo, le estás haciendo daño. Él lo soltó inmediatamente y Nick corrió como una niñita asustada por las escaleras.

Lo Miré detenidamente y él me devolvió la mirada acompañada de una sonrisa.

-No tenias que hacerlo, yo podía defenderme sola!

- Si… claro...-dijo en un tono irónico.

-No necesitaba tu ayuda.-repliqué.

Si… lo demostrabas perfectamente cuando no podías quitártelo de encima

El se rió


-Un simple, Edward eres el mejor, gracias por quitarme a ese maldito de encima estaría bien.

- Gracias, ahora déjame sola por favor

-No hasta que me pagues.

-¿Pagarte?, fue un favor.

-Yo no le hago favores a nadie.-dijo mientras sonreía.

- No te voy a pagar nada, ni siquiera quería tu ayuda.

- Pero la recibiste en todo caso, así que págame!

- No!

-Ni siquiera sabes como quiero cobrarte-demandó

Fruncí el ceño.

- Nada que venga de ti es bueno.-repliqué con frialdad.


Oh, Bella… sabes perfectamente que deseas todo de el, que quieres pagarle por su favor…


-Quizás.-dijo pensativo.- sin embargo tienes que pagarme!

- No.

-Bella, te he hecho un favor,-se acercó a mi apoyando una mano en la barra. Su cercanía como era de esperarse, comenzó a hacer estragos en mi.

-N-n-oo quería q-que lo hicieras.-Tartamudeé. Él se acercó un poco más hasta que nuestros rostros estuvieron a centímetros.

- Si me necesitabas… Bella. es hora de cobrar, págame!.- Su gélido aliento y su esencia enloquecedora terminaron desordenando mis ideas y haciendo que bajara la guardia.

-¿Qué quieres?

-Bailar un par de canciones, eso es todo.-admitió

Una gélida corriente me recorrió la espalda.

-¿T-Tu-u Q-quieres bailar conmigo?-pregunté confundida

-Si.-dijo firmemente

-¿Por qué?

-Quiero ver como haces el ridículo frente algunas personas.-debí imaginármelo.

-¿Perdón?,¿ yo el ridículo?, ni siquiera me has visto bailar.

- No hay que verlo, para saber que no puedes balancear mente, pies y música en una misma ecuación.-Fruncí el ceño irritada por sus palabras. Yo era buena bailando, Heidi y Alec se habían encargado de que así fuera dándome clases de baile en las tardes hace unos meses.

Debía demostrárselo, no iba permitirle que se siguiera burlando de mi.

Tomé su mano y lo conduje hacia la pista de baile de la planta inferior, aquí la música era demasiado lenta para cerrarle la boca a Edward.

- así que prefieres ponerte en ridículo frente a una cantidad mas grande de personas.-sonrió.-interesante…

- Cierra la Boca y bailemos!- tenia que reconocerlo, está nueva actitud comenzaba a gustarme.

La música era de género urbano. Una canción en la cual te movías con movimientos sensuales y atrevidos. Edward se apodero de mis caderas y yo comencé a moverme suavemente chocando su cuerpo contra el mío. Nunca deje de mirarlo a los ojos, quería captar la reacción que estaba causando en el al bailar de ese modo. él acoplo sus movimientos a los míos .

Éramos como imanes con igual polaridad nos repeliamos, sin embargo; tambien chocabamos por extraña necesidad.

Su mano recorría mis caderas prendiendo fuego en ellas por consiguiente me sentía acalorada y mis movimientos se hacían cada vez mas sensuales. La electricidad que corría entre nosotros era evidente, cada vez que me separaba de él al menos unos centímetros mi cuerpo y mi mente pedían a gritos su gelidez.

La canción termino y mi esa vocecita interna me trajo de vuelta al mundo real ordenándome separarme de Edward. Obedecí a regañadientes y zafe de su agarre para ir de vuelta a mi mesa, el tomo mi mano antes de que pudiera dar un paso.

- ¿A donde crees que vas?

- Ya te pague, puedo irme.-Trate de zafarme de nuevo. Esto no podía seguir pasando debía cortarlo ahora mismo.

- Aun sigues en deuda conmigo.

-¿Que quieres ahora?

- Otra canción y te dejo libre.

-Pensé que creías que era una pésima bailarina.

- Y de hecho lo eres, es solo que me gusta cobrar mis favores completos.- me estrechó junto a el una vez mas y se adueño de mi cintura.

-Nos pondremos un poco románticos.- dijo el Dj mientras colocaba una canción de melodía lenta.

La reconocí de inmediato. Era Everything de Life House.

Suspiré en señal de rendición, coloqué mis brazos alrededor de su cuello y danzamos a través de la pista con movimientos lentos.

Encuéntrame aquí

Y habla conmigo

Quiero sentirte

Necesito escucharte

Eres la luz

Que me guía

Al lugar

En donde encuentro paz otra vez

Eres la fuerza

Que me mantiene caminando

Eres la esperanza

Que me mantiene confiando

Eres la vida

De mi alma

Eres mi propósito

Eres mi todo

¿Y cómo podría yo

Estar aquí contigo

Y no sentirme conmovido?

¿Podrías decirme

Como podría estar

Mejor que de esta manera? Sí

Calmas las tormentas

Y me haces descansar

Me tienes en tus manos

No me dejas caer

Eres mi corazón

Y me dejas sin aliento

¿Me recibirías?

Llévame a lo profundo ahora

¿Y cómo podría yo…

¿Y cómo podría yo…

Por que eres todo lo que quiero

Eres todo lo que necesito

Eres todo

Todo

Eres todo lo que quiero

Eres todo lo que necesito

Eres todo

Todo , todo, todo

¿Y cómo podría yo…

¿Y cómo podría yo…

¿Podrías decirme

Como podría estar

Mejor que de esta manera?

Refugié mi rostro en su pecho y cerré los ojos lentamente dejándome envolver por la hermosa melodía. Ninguno de los dos quiso romper el silencio acogedor, nuestras respiraciones acompasadas era un susurro acompañado de la música

El mundo había caído bajo nuestros pies. Todo desapareció, el odio, la rabia, el rencor, cada prejuicio se consumió en una nota musical. Solo quedaban nuestros cuerpos unidos y un sentimiento que nos ataba a ambos. Algo tan grande que ninguno de los dos comprendía, pero si lo sentíamos.

Eres todo lo que quiero

Eres todo lo que necesito

Eres todo

Todo , todo, todo

¿Y cómo podría yo…

¿Y cómo podría yo…

¿Podrías decirme

Como podría estar

Mejor que de esta manera?

La melodía concluyó, mas nada cambio, Seguíamos juntos envueltos en esa burbuja personal. Abrí mis ojos y miré a Edward; su mirada estaba cargada de diferentes emociones, una sonrisa torcida que me dejó sin aliento se extendió por rostro haciendo que su boca se viera aun mas irresistible de lo que ya era.

Algo dentro de mi cambió y un loco deseo de probar sus labios comenzó a ronda por mi mente, acerqué mi rostro al suyo hasta que casi podía sentir ese dulce sabor. El también se acercó, pero todo se esfumó con sus palabras.

-Creo que eso es todo, ya eres libre.-susurró sobre mis labios.

La burbuja estalló liberando de nuevo al odio y la ira.

-Si, ya puedes soltarme.-dije con hostilidad y me moví incomoda quitándome sus manos de encima, giré sobre mis talones dándole la espalda con una profunda y extraña desilusión en mi.

-Bella.-me llamó antes de que comenzara a caminar.

Me giré irritada

¿Qué diablos quería?

-¿Qué?-dije fríamente.

-Recuerda que los favores siempre se cobran.-fruncí el ceño y me dirigí de vuelta a la planta superior. No quería estar ni un segundo más con Edward. Ese algo extraño que se removía dentro de mi cuando estábamos juntos, crecía, y yo debía detenerlo antes de que fuera tan incontrolable que terminara lastimándome.

Me acomode en una de las mesas junto a una ventana intente apartar mis pensamientos de este lugar mejor dicho de esa dolorosa tentación. Edward.

Algunas lagrimas silenciosas recorrieron mis mejillas, no sabia exactamente el significado de estás… si, se que es extraño, mas de alguna forma sentía tan destruida por dentro.

Perdí la noción del tiempo sumida en las tinieblas de la desilusión. Esa voz que tanto dolía me sacó de mis cavilaciones.

-¿Bella?- sequé las lágrimas con las yemas de mis dedos y lo ignoré tratando de concentrarme en la música y no en su voz, sin embargo, no pude hacerlo.

-Bella!.-su voz se escuchaba un poco mas cerca, de repente sentí su gélido aliento sobre mi cuello.

-Vete.-susurré antes de que mi razón colapsara. Aunque debía admitir que en realidad no era eso lo que quería. lo necesitaba, quería acunar mi rostro en su pecho y olvidar todo, volver el tiempo atrás y bailar esa hermosa canción, dejar que el mundo desapareciera a nuestros pies, pero las cosas nunca sucederían así, no con Edward. Él era inalcanzable y prohibido.

-Salgamos de aquí, necesitamos hablar.-ordenó.

¿Quien se creía para ordenarme algo?

-No iré contigo a ningún lado. Lárgate!- escupí la ultima palabra.

-Bella, por favor…-susurró en mi oído.

El bello de mi piel se erizó por la gelidez de su aliento.

Vamos razón… ayúdame un poco!

Con la poca voluntad que aun tenia en mi, me levante de la silla y me caminé hacia la barra, el tomó fuertemente mi mano y me atrajo hacia el, nuestros cuerpos chocaron y de nuevo esa corriente eléctrica se hizo presente.

-Necesito que salgas en este instante de aquí.

-No, y si no te molesta, puedes soltarme!

- Te vas por tu propia voluntad o te saco a rastras, ¿que prefieres?- amenazó.

- ¿Me estás amenazando?-dije enfadada mientras intentaba soltarme.

- Al contrario intento salvarte la vida, pero necesito que cooperes.

Lo observe confundida.

-Vete!.-volví a repetir.

Entonces, escuché algunos gritos, la música se detuvo al igual que las partidas de billar y las parejas que bailaban en la pista

-Vámonos-suplicó. Es sus ojos había desesperación al igual que en su voz.

-¿Que sucede?

-Esté lugar está en llamas, tenemos que salir de aquí.-Jaló mi brazo y nos aproximamos a las escaleras, estas tenían una nube de humo y fuego consigo. Una trampa mortal.

Tosí un par de veces para sacar de mis pulmones esa toxica sustancia.

-El fuego avanza con rapidez y consumirá las escaleras, la puerta está abarrotada de gente y no hay salida de emergencia, este lugar está lleno de sustancias inflamables que pueden explotar en cualquier momento.- explicó y me llevó a rastras por la estancia hasta el lado opuesto junto a una gran ventana.

La nube de humo comenzó a penetrar el lugar imposibilitando la visión. Sentí su fría mano sobre la mía cuando pensaba que estaba sola y perdida en la negrura.

Los gritos aun no cesaban, el oxigeno era casi nulo y através de la nube de humo pude ver como las llamas consumían el lugar, me dejé caer en el suelo intentando respirar un poco de oxigeno

Era mi final… las llamas consumirían mi cuerpo como el de Alec

Diferentes momentos de mi vida pasaron por mi mente. una señal clara de que moriría

-Saltaremos por la ventana.-me susurró en el oído mientras yo inhalaba un poco de oxigeno.

-¿Estás loco?, le tengo pánico a las alturas, prefiero que mi cuerpo sea consumido por el fuego antes de hacer eso. Salta tu… no me importa morir, no tengo nada que perder…

El tomo mi rostro entre sus manos.

-Escúchame bien, Isabella Swan!, no saldré de este lugar sin ti.

-Vete, Edward.-tosí de nuevo, el oxigeno comenzaba a desaparecer y se ese humo toxico me tenia mareada.

-Confía en mi por una maldita vez en tu vida, te aseguro que no te pasará nada.

-No!- entonces sus brazos fuertes me levantaron del suelo y me apretaron contra su cuerpo. Aun no podía ver nada, pero sentí como nos balanceábamos en un espacio pequeño. Una corriente de aire fresco nos golpeo indicándome que estábamos en el alfeizar de la ventana.

-¿Lista para saltar?- murmuró

-No. bájame Edward!-repliqué

-Aférrate a mi y no te suelte, a la cuenta de tres saltaremos. Uno, Dos, Tres.- Caímos al vacío y yo siguiendo las indicaciones de Edward, me aferré a su cuerpo y jamás me solté, cerré los ojos fuertemente y en unos segundos sus pies chocaron contra el suelo.

Aire fresco, por fin!

Sus dedos fríos recorrieron mi mejilla.

-¿Estás bien?-abrí mis ojos y el mundo dio vueltas, vi su rostro borroso.

-Eso… creo.-inhale una y otra vez -Jane y Felix aun siguen adentro!-exclamé con la garganta seca.

El desvío su mirada de la mía, supe que era la pregunta que el no deseaba responder.

-Edward!

-Si, aun siguen adentro. No les pasara nada, saldrán pronto

Mi corazón se aceleró haciéndome difícil respirar.

-¿como lo sabes?-dije en medio de la desesperación

-Confía en mi! ellos estarán bien, ahora lo importante es sacarte de aquí.- un celular comenzó a sonar, el saco el teléfono de su bolsillo y lo contesto.

-¿Que pasa Alice?-el escuchó atentamente por un par de segundos y colgó, me abrazó protectoramente cubriéndome con su cuerpo, se oyó una fuerte explosión y el volar de miles de pedazos de la edificación.

El latido de mi corazón era tan desaforado que mi pecho dolía, tenia tanto miedo, no solo por mi y por Jane y Felix, sino por Edward, él era mi mayor preocupación.

-Jane y Felix están bien, ya salieron y saben que estas conmigo, que estoy cuidando de ti.-dijo adivinando mi pregunta interna.

-¿por qué no vienen?-dije entre sollozos.

-están sacando a algunas personas a y buscando ayuda. Debemos irnos antes de que ocurra otra explosión y el fuego se expanda.,¿ donde está tu auto?

- en la esquina.-él me acunó de nuevo en sus brazos y en un abrir y cerrar de ojos estuvimos frente al monovolumen le lancé las llaves, él me acomodo en el asiento del copiloto y se posicionó detrás del volante.

-Tranquila Bebé, mientras estés conmigo nada ni nadie te hará daño. - puso en marcha el auto y entrelazo mi mano con la suya. Respiré profundo mientras que mi alma lentamente volvía a mi cuerpo.

-------------------------------

Hola mis niñas. Lo prometido es deuda, aquí les va el cuarto capitulo y de ahora en adelante habrá mucho mas de Edward & Bella, esperemos que para el próximo Edward se suavice un poco.

Intentaré publicar más seguido aprovechando ese ataque de inspiración que tengo en estos días antes de que se desvanezca, Gracias a todas las que comentan, siempre es lindo saber que aprecian lo que escribes con tanta devoción.

Les dejo el enlace para que vean el video de everthing, la segunda canción que bailan juntos, y la otra se las dejo a su imaginación

Everything .Life House

Cuídense y Besotes desde Colombia

Tati Gómez

13 comentarios:

paty dijo...

Hola cada vez me gusta mas la actitud de Edward hacia Bella me encanta que se haga el desentendido y al final no se puede aguantar estar lejos de ella creo que despues de lo que paso no van a poder estar mucho tiempo separados y eso me encanta

saludos desde México

nashkalight dijo...

holaa me encanto ests capiii que lindo como eddie no puede contenerse a proteger a bella y como ella cada vez cae mas en la tentasion pero ese recuerdoo seguro q podran seguir adelanteee!!! besos y segui asi por fisss aprovecha hasta lo ultimo d la inspiracion

Angie dijo...

Esta historia me tiene hipnotizada!!!

Que bueno que tienes un ataque de inspiración y que pronto publicarás...creeme, es terrible la espera de un capítulo mas.

Me encanta tu forma de escribir y cada vez cautivas mas mi atención.

Deseo que tu inspiración dure mucho tiempo y que todo en tu vida se coordine para darte todo el espacio suficiente para escribir.

nydia dijo...

Hola me encantooooooooooooooooo ,asi como lo q escribes la verdad no tengo palabras eres geniallll y espero q tu inspiracion nos maraville aunq se q sera asi.....No dejes de escribir porfa.. Besos desde Ecuador

maryuri_nature dijo...

hola paisana jajaja esta historia me parece muy chevere me encanta, el capi esta maravilloso, aprovecha tu inpiracion y sube pronto el proximo, te felicito escribes genial ojala ya se den un besooooo hay que emocion saludos desde de Cali jjj

Geraldine dijo...

ME FASCINOOOOOOOOOOOOOO!! Estuvo increiblee en serio bailaron juntos!!!esto se esta poniendo muy interesante!1 Espero con ansias el siguiente cap!! y cuando le dijo bebe ayyy morí jajaja
Bye Besos!

Boop dijo...

Me encanta este Edward... Aunque no comente muy seguido las leo a todas, las leo desde ni celular por lo que a veces no puedo comentar... Por fís sigue me encanta el rumbo que está tomando tú historia

Anónimo dijo...

me gusto mucho este cap y los celos de edward omg.... jajaja. saludos.
anna.

Anónimo dijo...

q lindo edward se esta abriendo y esta siendo mas amable y todo se nota q la qiere como no! xDy ver a edward defendiendo a bella d ese tipo y cuando bailaron awww
jejej

Byeee
Dore Cullen

SoDhaa Cullen dijo...

me fascino este cap
lo ame
puse la cacnion mientras leia esa parte y dios las lagrimas se estan juntando en mis ojos
me encantaa este Edward es tan perfecto
si, nick enterate Edward es su novio
cuando la salvo
dios
ame este cap
cuando le dijo Bebe
awwww
tatiana ya me tienes super ansiosa por leer el siguiente
publica pronto
muy pronto
no podria vivir sin el siguiente cap

kuidate
besos

atte:SoDhaa

yolanda dijo...

M ENCANTA LA HISTORIA.. NUESTRO EDWARD EN EL LADO OSCURO Q MORBO Y SUFRIMIENTO JUNTOS Y M FASCINA COMO VA DESCUBRIENDO SUS VERDADEROS SENTIMIENTOS HACIA SU BELLA Y COMO ESTE AMOR LE RESCATARA DE LA FRIALDAD LLENANDOLE DE VIDA..ESTOY COMO LOCA POR LEER EL SIGUIENTE CAPI..ENOHORABUENA TU FORMA DE ESCRIBIR ATRAPA DESDE LA PRIMERA LINIA,DESBORDAS TALENTO...UN BSOT DESD ESPÑA

Lala Mantilla dijo...

Amo este capítulo... es muy lindo que ellos dos ya se hayan enamorado. Por cierto... me encantó la canción: Everithing de Life House. Tatis:muchos animos, te está quedando excelente. La quiero mucho amiga :D

Lumy Cullen dijo...

Chica me encantó que Edward la protegiera de Nick. Además la deuda que tuvo de bailar con él estuvo excelente. Me encantó, ya que pudieron compartir ese momento juntos. Por otro lado, me sorprendio lo del fuego, pero que bueno que Edward la protegio!! Deseo él cambie un poco su actitud tan seria y con coraje. Ansiosa por más de este combo. Saludos!!!!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...