sábado, 18 de diciembre de 2010

Capitulo 2 Declaracion Silenciosa


Declaracion Silenciosa


Pov   Marie
No puedo creer que Max  me haya hecho tomar esas pastillas, supuestamente necesito vitaminas y lo sé, pero saben asqueroso. Sin embargo el utilizo una gran artimaña contra mí, puso una carita de perrito degollado y dijo “¿Por mí por favor?” por dios no pude resistirme a esos ojitos marrón y ese puchero, porque es tan jodidamente sexy.
- Marie… ¿me escuchas?... Marie -
- Eh… si claro Max, lo siento solo estaba pensando. En ti dije en mi fuero interno, no lo diría en voz alta.
- Si, se nota que era algo muy feliz… lo digo por la sonrisa que tienes.
Un momento sonrisa? Oh por dios soy tan obvia?, pero bueno es lógico si alguien tan sexy y caballeroso como Max se ofrece a llevarte al control como no estas feliz, sería imposible.
- Ah… si bueno Emmm… oh dios desde cuando tartamudeo así? Oh esperen desde que conocí al chico sentado a mi lado.
- No te preocupes, no tienes que contármelo, más bien nos apresuramos en llegar porque quiero ver a ese bebecito. Dijo tomando mi mano y con una linda sonrisa plantada en el rostro. A veces creía tontamente que yo le gusta, por sus gestos y palabras, pero de seguro eran ideas mías, solo sueños.

 Pov  Max
Cuando aparcamos en el estacionamiento y luego la ayuda a bajar del auto la tome de la mano  casi inconscientemente, como si mi cuerpo no pudiera resistir su cercanía, y a medida que avanzábamos la observaba de reojo y no pude evitar recordar todo lo que la hace perfecta, ella es tan inteligente, hermosa, sencilla y fuerte. Desde que la conocí quise acercarme a ella pero no sabía cómo hacerlo. Las chicas para mí siempre han sido muy superficiales, por los menos con las que entablado alguna relación, no soy de los que juzgan sin conocer, nunca hubo una en mi vida que a la que no le importara que a sí misma, hasta que la vi a “ella”, iba saliendo del campus con libros en mano y un poco cabizbaja como si estuviera triste pero al mismo tiempo como si se protegiera de los demás. Justo en ese momento un grupo de chicas le gritaron cosas como ‘que tonta’ o ‘es una idiota’, luego un chico paso y la empujo haciéndola tambalear, así que sin planearlo me acerque lo suficiente para sostenerla y preguntarle si estaba bien, ella levanto su bello rostro y con una sonrisa fingida dijo ‘si, esto es algo que me sucede con frecuencia’ y yo me pregunte como que le sucede con frecuencia, eso es injusto, es lo peor que alguien puede hacer.
Pero lo que me impacto más fueron sus hermosos ojos verdes, tan profundos y únicos que me cautivaron, y su pequeño rostro era perfecto, unos labios hermosos y su cabello de una tonalidad rojiza, simplemente perfecta. Cuando le pregunte si le ayudaba con los libros se asustó un poco, seguro pensando que le haría daño, pero luego de unos minutos la convencí de que solo intentaba ayudarla. Así empezó nuestra amistad aunque ese mismo día me entere de su embarazo, pero eso no me importo sin que me hizo tenerle un gran respeto y admiración por ser tan valiente y no importarle lo que dijeran de ella, solo le importa su bebe y ahora solo pienso en lo mucho que quiero ayudarla, a ella y a su bebe, siento que quiero protegerla de todos y de todo.
Y al principio pensé que solo sería una linda amistad, pero a medida que ha pasado el tiempo he ido tomándole un cariño mucho más grande que el que le tienes a una amiga. Y aunque no lo pueda aceptar es la pura verdad, estoy completamente enamorado de esta bellísima mujer, pero temo decírselo a su rechazo o a que me aparte del bebe, porque si, ya quiero a ese pequeñito como mío aunque no lo sé. Por ahora la amare en secreto y la seguiré apoyando con todo lo que necesite, aunque deba levantarme a las dos de la mañana por un loco antojo de mi pequeña, porque es tan inocente y desprende tanto amor que para mí es como una niña pequeña que solo necesita cariño y apoyo que obviamente estoy dispuesto a darle.
Un pequeño apretón en mi mano me saco de mis recuerdos y me di cuenta y me di cuenta de que había sido Marie pidiendo mi atención, pues al parecer no había escuchado lo que me estaba diciendo. – Ahora el que se queda en la luna eres tú – Dijo la dueña de todos mis pensamientos. – Oh… si supongo no soy el único, pero ¿cómo estás?
- Bien no te preocupes, un poco nerviosa pero en general estamos bien – dijo poniendo una mano en su pequeño vientre y como si tuviera vida propia mi mano también fue a parar al mismo lugar que ocupaba la de Marie. El carraspeo  de alguien nos hizo salir de esa preciosa burbuja que habíamos creado.
- Disculpen la interrupción, pero la Dra. Los espera en el consultorio.- Nos informó la enfermera
- No hay problema, ya vamos – respondió Marie algo molesta, por la interrupción? no creo ¿o sí?
Juntos nos dirigimos hacia el consultorio donde nos esperaba la Dra. Que iba a tratar a Marie durante todo el embarazo. Cuando entramos una mujer de unos treinta años nos vio a nosotros y luego a nuestras manos unidas sonrió y  luego dijo – Bienvenidos soy la Dra. Susana y es un placer conocerlos, y seré tu doctora durante todo el proceso de embarazo
- Mucho gusto soy Marie Russbel y él es Max Torres -
- Mucho gusto – respondí yo estrechando la mano de la Dra. -
- Bueno ya que nos hemos presentado ¿Qué tal si te acuestas en la camilla y te relajas Marie?
- Seguro – respondió siguiendo las indicaciones de la Dra. Yo la tome de la mano dándole apoyo.
Luego la Dra. Le pide a Marie que se suba la camisa y le aplica un líquido en el vientre a lo cual ella tiembla un poco, por último la Dra. Pasó un aparato por el vientre de Marie y oprimió algunos botones en una pantalla la cual nos mostraría al bebe. Luego de unos minutos se empezaron unas pequeñas imágenes.
- Pueden ver esto? – Dijo apuntando a una parte de la pantalla – Es su espalda, y aquí podemos ver como se están formando sus pies - apuntando en la parte de debajo de la pantalla – aquí sus manos y aquí está formándose su cabecita – apunto a una bolita pequeña, y yo simplemente observaba la pantalla con una sonrisa de oreja a oreja, luego vi que Marie tenia algunas lágrimas en sus preciosas mejillas, que yo limpie con el dorso de mi mano.
- Bueno todo parece estar en orden, él bebe se está desarrollando perfectamente y sus órganos vitales como su corazón también – dijo mientras limpiaba el líquido en el vientre de Marie. – Esperan a un bebe muy sano y apuesto, serán unos excelentes padres. Iba a decir que no era el padre del bebe pero no me atreví a decir nada, porque en el fondo quería que ese bebe fuera mío.
Luego de unas recomendaciones por parte de la Dra. A Marie de cómo debía cuidarse durante el proceso, nos encontrábamos en el auto y se produjo un silencio algo tenso, sabía que Marie también se había sentido extraña en la consulta, algo cambio cuando vimos al bebe en el monitor y nos vimos a los ojos, en ese instante algo paso entre los dos.
Pov Marie
Decidí romper aquel incomodo silencio, así que gire mi rostro hacia Max, quería decirle lo muy agradecida que estaba con él por estar aquí y encontré que él me observaba fijamente.
-Max yo… veras…mmm…gracias por estar aquí – El extendió su mano y la puso sobre mi mejilla acariciándola y me sentí derretir, luego empezó a acercarse despacio y aunque mi parte racional me decía que parara que no me ilusionara, la otra menos racional me decía que hiciera lo que sentía. Y cuando sus labios tocaron los míos sentí que estaba en casa, que aquí y con él estaba segura y tranquila. Sus labios eran suaves y delicados, se acercó lo suficiente como para tomar mi cara entre sus manos y yo pase mis brazos alrededor de su cuello, nuestros labios parecían estar en una hermosa danza, en una sincronía perfecta, su lengua pidió permiso para entrar en mi boca y yo gustosa se lo concedí, era como si quisiéramos tener más del otro a medida que el beso avanzaba.
Luego tuvimos que romper el beso por falta de aire, parecía reticente a separarse de mí, abrí lentamente los ojos y el me observaba con una ternura y un amor que seguro también reflejaban mis ojos. Ninguno dijo nada, no era necesario.
Ese beso lo dijo todo...
___________________________________
Bueno al parecer si les ha gustado esta historia, creanme que la escribo con mucho amor, una vez uyna chica me dijo que porque no cambiaba los personajes por los de la saga y les respondo lo mismo que a ella dado caso que pregunten... NO simple y sencillo es mi historia desde un principio fue escrita asi, esos nombres aparecieron en mi mente y ademas va muy avanzada como para hacer eso... tambien tengo lectoras en mi blog que siguen esta historia y no es justo con ellas cambiarles la historias asi como nada mas... Sin mas espero lo disfruten y comenten....


3 comentarios:

Twilightmaniaca dijo...

Hola!, claro que nos ha encantado tu historia, es hermosa, aww... con ese beso ya me hiciste ilusionarme, despues de ese beso, ¿que pasara?, espero que todo siga su curso y que Marie no aleje a Max por haber dejado que lo besara

Que lindos juntos viendo al bebe, aww... con caritasllenas de emocion por tenerlo con ellos ya para abrazarlo y quererlo mucho

En serio que linda historia, sigue con ella en este blog, porfavor!

Maryu dijo...

hayy esta historia es hermosa y anque no tenga los nombres de la saga crepusculo yo me lso imagino asi jajajjaja te felicito esta genial y ahora que va a pasar hayyy es tan hermoso Maxxx jajajaja
saludos desde colombia

Lumy Cullen dijo...

Chica el capí estuvo fabuloso, me encanta Max es super tierno. Con su forma de ser con ella se me ha instalado en el corazón. Me fasino la forma en que se dieron las cosas y él pudo estar presente en el ultrasonido. De verdad que fue un momento que es sumamente hermoso estar en compañía de la persona que una quiere. A pesar que ella no le diga directamente que lo quiere con sus acciones se lo demuestra. Te envío muchos saludos. La historia tiene un rumbo excelente!!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...