jueves, 11 de noviembre de 2010

Capitulo 4 Acechando




Acechando

Jasper llegó para el almuerzo y su sonrisa delataba que la cacería había sido satisfactoria.

  • ¿Qué tal la noche Jas? - le pregunté
  • Ummmm! No podrías ni imaginarla.

Realmente no necesitaba hacerlo, la mía había superado todas las espectativas de una noche con una desconocida, cosa que empezaba a lamentar, no saber nada de ella.

  • Ahórrame los detalles, por lo que veo has encontrado una cama donde dormir.
  • Pues si, aunque no me lo puso fácil, se empeñó en buscar a su amiga, no quería dejarla sola, pero la buscamos por todas partes, fuimos a la barra... por cierto Edward, ¡tu tampoco estabas donde te dejé!
  • Fui a la orilla de la playa a ver el rito de los deseos y cuando terminó me vine a casa.
  • ¿Otra noche divertida no?
  • Para mí lo fue.- y sonreí para adentro.
  • Quiero que esta noche salgamos por los bares de esa zona, quiero encontrármela de nuevo.
  • ¿Cómo? ¿No te metió su nº de teléfono en los calzoncillos?
  • La verdad es que no se lo pedí y ella a mí tampoco.
  • Jasper, increíble, ha pasado de tí!
  • No lo ha hecho, solo que en ese momento ella se tenía que ir a trabajar y no lo pensanos, seguro que nos volvemos a ver.
  • Lo dudo Jass, esto es muy grande puedes estar años sin volverte a ver con la misma persona aunque viva en la misma calle.
  • Olvidas que dormí en su apartamento.
  • Eso es cierto, y que vas a hacer ¿montar guardia delante de su portal?
  • Si es necesario lo haré
  • Vaya Jasper la tortilla a dado la vuelta.

Ese Viernes noche salimos por donde quiso Jasper y nada.

El sábado lo volvimos a intentar, y tampoco.

El domingo nos pegamos todo el día tirados viendo películas, tomando coca-cola y palomitas.

A las 8 de la tarde abrí el portátil he intenté conectar con mis padres para hacer una videollamada. Cuando había pasado media hora fue mi madre la que llamó.

  • ¿Edward?
  • ¡Hola mamá!¿Como va todo?
  • Bien hijo, ¿qué tal las vacaciones? ¿habéis descansado ya de tanto examen?
  • Pues hoy si, pero hemos salido casi todos los días este Jasper es incansable.
  • Hola mamá Esme ¿como estás?
  • Hola Jass cariño, cuida de mi hijo y no lo lleves por el mal camino.
  • Jajajajajaja! Yo hago todo lo que puedo, pero no me deja en serio.
  • Tened cuidado por favor. Ah Edward! ¿te ha gustado la reforma del apartamento?
  • Si mamá mucho, la habitación quedó genial.
  • Bueno la decoración la eligió tu padre, a mi tan solo me dejó elegir la ropa de cama y las cortinas. Por cierto el próximo viernes tu padre ha cogido un día libre he iremos a pasar todo el fin de semana hasta el lunes, el domingo le han invitado a tu padre a una fiesta de negocios y tu tienes que asistir, ya te comentaré los detalles, te llevo un traje informal, así que como me imagino que estarás durmiendo en nuestro cuarto, para darle intimidad a Jass, tendréis que organizaros para ese día.
  • Ah mamá Esme como me conoces, al menos como yo soy como un hijo para ti, tienes garantizado que algún día tendrás nietos por que si estás esperando a que Edward se eche novia la llevamos clara .
  • Calla Jasper, mira quien fue hablar, si ni siquiera te duran más de una noche.
  • Bueno chicos¡ dejadlo! Pero Edward, me habías prometido que te afeitarías cuando llegaras a la playa y que tomarías algo el sol.
  • ¿No ves? ¿como va a ligar con esa pinta de vagabundo que lleva? -dijo Jass
  • Mañana mismo voy a una barbería y me la quito y me corto el pelo.
  • ¿En serio?
  • Si, estoy un poco harto de llevarlo tan largo.
  • ¡Vaya vas a parecer otro!
  • Me alegro – continuó mi madre - así te veré bien guapo el próximo fin de semana.
  • ¡Hasta entonces! Un beso.
  • ¡Adiós chicos! Y tomad el sol que la playa por el día también se puede disfrutar.
  • Adiós mamá dale recuerdos a papá.
  • De tu parte.

El lunes por la mañana fui a cortarme el pelo y Jass comenzó con su vigilancia.

Se llevó el coche y quedamos para almorzar cerca de nuestro apartamento para luego ir a la playa.

Cuando llegó estaba excitado pero también algo frustrado.

  • ¿Qué ha pasado? ¿no la has encontrado?
  • ¡Vaya Edward menudo cambio pareces otro! No te va a reconocer ni tu madre, y contestando a tu pregunta... no, no la he visto pero he conseguido un poco de información bueno en realidad muy poca pero tengo esperanzas de que la borde de su amiga se apiade de mi y le de mi nº de teléfono y no lo tire en cualquier papelera.

Al oír aquello me quedé sin palabras.

  • ¿Su amiga?
  • Si, la chica que estaba con ella aquella noche, la he visto salir del apartamento y la he seguido.
  • ¿Y te acordabas de ella?
  • Al principio no, pero se le voló el sombrero que llevaba, por eso me fijé en ella, y lo persiguió por la calle hasta que lo alcanzó, entonces me di cuenta que me sonaba y que el único motivo que había, tenía que ser que fuera su amiga, el otro día estaba en casa le preparó el desayuno a Alice pero no me invitó a mi, no quería más que me largara, eso si llevaba marcas de chupetones por todo el cuello.
  • Ya veo - ¿chupetones? La había marcado, se me fue la mano, sin duda durante unos días de acordaría de mi. Así que vivían juntas pensé, entonces me di cuenta que me interesaba volverla a ver y todo lo referente a ella.- ¿y?
  • La seguí hasta la playa y cuando estaba tumbada al sol le pregunté por su amiga. Recordó enseguida quien era, pero se negó a darme mucha información, tan solo que trabajaba por las mañanas, no quiso darme su nº de teléfono tampoco así que yo le di el mió y le pedí que le dijera que solo quería que saliéramos a tomar algo algún día, incluso con tu permiso a salir los 4.
  • ¿Qué?
  • Uffffff ya se ya, se puso hecha una fiera y me dijo que ella no necesitaba que le arreglasen ninguna cita, me disculpé y le dije que tu tampoco querrías, que tan solo sería una salida amigable para pasarlo bien unas hamburguesas y unas partidas de bolos, nada más.
  • Jasper ¿estás loco o qué?
  • Lo siento Edward pero necesito verla.
  • Pues a mi no me involucres en tus líos – en el fondo estaba encantado con la propuesta, a mi también me apetecía verla y ver la expresión de su cara, si me reconocía, hasta yo me veía diferente en el espejo.
  • Bueno, ahora solo queda que me llame y si no, haré guardia por las tardes o madrugaré para pillarla antes de irse a trabajar.
  • ¡Bueno, bueno, bueno! si que te ha dado fuerte, casi tengo ganas de conocer yo también a esa chica.
  • ¿Entonces? Si llama y quieren salir ¿vendrás?
  • Me lo pensaré. - no pensaba ponérselo fácil.

Alice llamó al día siguiente por la tarde y más vale por que tenía a Jass como un león enjaulado, yo me aventuré aquella mañana a ir a la playa.

La encontré sentada al sol leyendo con un sombrero de paja, gafas de sol y un bikini marrón diminuto, me puse malo solo de verla así. Pasé un par de veces cerca y pude apreciar las marcas de mis succiones, incluso alguna cerca de su pecho, menudo cuadro le había dejado, sobre todo por que no recordaba haber sido tan apasionado, pero supongo que fue así ya que no me la podía quitar de la cabeza. Guardaba su bikini en la mesilla, y por las noches lo envolvía en mis manos, me arrepentía de haberlo lavado, quería sentir su olor, me estaba volviendo un pervertido, lo sabía.

La estuve observando largo rato, como cambiaba de posición, como se tumbaba y se quitaba el sombrero. No se bañó cosa que lamenté y finalmente se puso un vestido blanco de tirantes y se marchó, ni siquiera se percató de mi presencia ni de ninguna otra persona de su alrededor. La seguí hasta su apartamento y después me fui a casa a darme una ducha de agua fría y practicar un poco de amor propio pensando en ella.

Quedamos en una bolera al día siguiente cuando saliera de trabajar Bella, no estaba demasiado concurrida, y cenaríamos allí primero.

Estaba deseando ver su reacción, si me reconocía enseguida, qué cara pondría...Yo intentaría no hacerme el conocido, ya tendríamos tiempo de hablar. Tampoco sabía hasta donde le habría contado lo sucedido a su amiga y definitivamente yo jugaba con ventaja al saber con quien estaba quedando.

Mi madre volvió a llamar dándome detalles de la fiesta a la que debía asistir, era para participar en una posible adjudicación para una construcción de un pequeño centro comercial allí mismo y se celebraría el Día de la Independencia, tendría que dejar a Jass en casa, no sabía como se lo tomaría, al fin y al cabo eran negocios y como futuro empleado de la empresa debía participar. Lo malo era que también iría el principal competidor de mi padre en el negocio, Aro, iría con su sobrino Cayo que era su actual mano derecha.

Llegó la noche del miércoles, fuimos a la bolera y cuando eran ya las 11 menos cuarto de la noche, dudé de que se presentaran.

  • Bueno Jass ¿pedinos algo de comer? Ya no creo que vengan.
  • iDémosles hasta las 11 de ¿acuerdo?
  • Está bien, pero me voy a pedir otra cerveza ¿ok?
  • Bien, pídeme otra.

Fui a la barra y cuando me estaban sirviendo, Jassper se acercó.

  • ¡Han llegado! Entretuvieron en el trabajo a Bella.
  • De acuerdo, ahora voy para allá.

Cuando me giré allí estaba ella, su cara pasó de la curiosidad al asombro en cuestión de segundos, me había reconocido,

Antes de que me pudiera acercar demasiado salió corriendo al baño.

Me dejó algo confuso, ¿cómo debía actuar? A pesar de ir vestida muy sencilla, me provocó una sensación de placer el recorrerla con la mirada mientras caminaba hacia el aseo. Decidí no prestarle demasiada atención para no agobiarla, ya habría tiempo de conocernos mejor.

Cuando volvió del baño su cara estaba colorada y su respiración entrecortada, sus ojos chocolate estaban brillantes. Me presenté, pero apenas oí como pronunciaba su nombre. No habló casi nada, la observaba cuando no me miraba y cuando levantaba la vista la evitaba hasta que me harté de la situación y decidí hablarle.

Jassper se metió con ella sin parar y me sorprendí cuando Alice hizo alusión a los restos de los chupetones de su cuello y dijo que no había conseguido que le dijera quien y como se los había hecho. ¿Se arrepentía de ello y no quería ni siquiera mencionárselo a su mejor amiga? Ya no sabía que pensar, estaba hecho un lío, se mostró algo esquiva con las preguntas y seca y distante al contestar, estaba incómoda pero al comenzar la partida de bolos pareció relajarse e incluso logré sacarle alguna sonrisa. Era un perfecto desastre jugando a los bolos, intenté enseñarle cual era la mejor manera de tirar, pero cada vez que me acercaba a ella, daba un paso atrás, tenía la sensación que en un momento dado iba a salir arrastrada con la bola por la pista. Cuando acabó la partida hablé con Jass de quedar con ellas otro día, quizás el solo querría salir con Alice pero no, me dijo que era divertido salir en pareja a pesar del humor de Bella.

Les propusimos quedar el viernes para ir al cine cuando ella saliera del trabajo y para mi sorpresa no dudó en aceptar, eso me dio esperanzas de poder conquistarla, la deseaba, cuando miraba sus labios los recordaba besando mi pecho o saboreando su interior con aquel sabor dulce, no volvería a ser lo mismo pero quería probarlos de nuevo, quería tenerla a ella de nuevo.

Mis padres llegarían antes de que saliéramos el viernes y podría saludarles, a Jass no pareció importarle lo de la fiesta del domingo, de hecho tenía sus propios planes que incluían a Alice, así que todo estaba bien.

Mis padres se mostraron contentos de que saliéramos al cine con amigas y no nos dedicáramos a emborracharnos y llegar a las tantas.

Le advertí a Jass de que esa noche no nos pasáramos con la hora por lo menos el primer día, aunque ya les avisamos de que íbamos a la sesión de madrugada y llegaríamos tarde.

Supongo que tampoco les importaría demasiado ya que cuando entraron a su habitación con las maletas, mi padre cerró la puerta y yo oí como mi madre le decía que esperara a que nos fuéramos entre risas.

Llegamos a la tienda, Bella llevaba una camiseta de tirantes ajustada y una minifalda vaquera que dejaban a la vista sus esbeltas aunque delgadas piernas. Llevaba las uñas de los pies pintadas de un color oscuro que me pareció de lo más sexi.

Fuimos a una pizzería que estaba en el mismo centro comercial donde estaba el cine, elegimos una peli de acción que nos podía gustar a los cuatro y nos sentamos a los extremos dejándolas a las dos juntas. A penas si me enteré de la película, el tenerla tan cerca me hacía difícil controlar las ganas de tocarla, y cuando le rocé el brazo y apartó el suyo le cogí la mano y sentí sus manos heladas, pero el contacto me agradó, le dejé la mano en el reposabrazos y le sonreí, me devolvió la sonrisa y decidí que esa misma noche tenía que tocarla o besarla o algo, tenía que encontrar el momento justo y ojalá no metiera la pata.

Cuando Alice y Jassper salieron del cine y volvieron al rato riendo y agarrados supe que algo había pasado en esa pausa entre ellos, y los envidié.

No pude remediar hacerle un comentario sobre ello a Bella para ver su reacción, y noté como contuvo la respiración al darse cuenta de lo que le decía.

No podía creer que aquella chica con la que me acosté y se mostró tan desinhibida fuera la misma que estaba a mi lado, salvo por lo poco que hablaba claro.

Después de tomar una copa Jass y Alice nos propusieron ir a club privado con show.

Y ahí fue donde la noche comenzó a complicarse.

  • Yo invito a Bella.
  • No es necesario de verdad.
  • Quiero hacerlo.

La especie de Club dejaba mucho que desear, parecía un local particular habilitado de manera cutre como bar de copas. Había mucha gente y Bella iba delante mía, cuando cogimos nuestras bebidas Jassper y Alice se colaron para ver el espectáculo. Al ver de que se trataba dejé de beber en seco y observé a Bella de reojo, se ponía de puntillas intentado ver algo y no parecía conseguirlo, volví de nuevo la vista al show, estaba claro que el tío se iba a montar un trió y si no hubiera estado Bella cerca probablemente no me habría importado prestarle toda mi atención, pero con ella allí era capaz de cogerla y arrastrarla al baño sin importarme su opinión al respecto.

  • ¿De que va esto Edward?

Tuve que tragar saliva antes de contestar, ¿que de que iba? Joder de un tío follándose a dos tías y yo aquí muerto de ganas de follarte a ti, pensé para mi mismo.

  • Será mejor que lo veas por ti misma.
  • No puedo, no llego a ver nada.

¡Mierda! Pues yo no iba a subirla y menos a describirle lo que veía. Miré a mi alrededor y vi una de las cajas vacías que andaban por ahí, se la acerqué y le hice señas de que se subiera. Lo hizo y apoyó su mano en mi hombro para no caerse, no podía evitar sentirla como si fuera fuego, intenté concentrarme y seguir bebiendo pero el espectáculo no ayudaba, estaba intentando controlar una posible erección cuando de repente noté que su mano ya no estaba en mi hombro y caía la caja de cerveza al suelo, ¿donde estaba? La busqué entre la gente y me pareció verla correr por el pasillo de entrada, salí es su busca.

No paraba de entrar gente y me costó llegar a la puerta de salida, ella parecía haber desaparecido como por arte de magia.

Ya fuera miré a los dos lados pero el callejón estaba muy oscuro, hasta que al cerrarse la puerta y dejar lo ruidos dentro, pude oír como un jadeo ronco y entrecortado y vislumbré un bulto cerca del suelo en la oscuridad. Me acerqué despacio, era ella, estaba agachada en cuclillas sujetándose la piernas e intentado coger bocanadas de aire, su cara miraba al cielo con los ojos cerrados, parecía no poder respirar.

  • ¡Bella, que te ocurre! ¿Te encuentras mal? ¿necesitas que te lleve a un hospital?

Me agaché enfrente de ella y le cogí por los codos. Negó con la cabeza, e hice que se levantara, entonces apoyó la cabeza en mi pecho y la sujeté por la cintura.

  • ¿Qué te ocurre? Me estás asustando.
  • Se... se me pasará... enseguida.
  • ¿Te pasa a menudo?
  • A ...veces.
  • Pero...
  • ¡Edward! ¿como... como pueden hacerlo delante... de todo el mundo? ¿como puede estar... toda esa gente, tu... yo... mirando como unos desconocidos se lo hacen?
  • ¡Oh Bella! ¿ha sido por esto? ¿te has sentido incómoda?
  • No solo eso... es que... me siento fatal... por que la situación...no me parece bien... pero lo peor es que me ha excitado.

Era increíble lo ingenua que era ¿de veras pensaba que eran unos amigos que habían decido hacérselo delante de la gente por gusto?, tenía que aclararle la situación sin hacerla parecer estúpida.

  • Claro que si Bella, eso es lo que se pretende, la gente va ahí para mirar y excitarse, a mi también me ha excitado, es normal, raro sería que no lo hubiera hecho, este club contrata a esas personas, seguramente serán actores pornos profesionales o incluso amateurs que esperan que alguien les contrate para una peli, por eso se paga una entrada, para poder pagarles luego. Aquí viene mucha gente sola a conocer a otra gente o incluso a enrollarse con alguien. Tranquilizate.
  • ¡Vaya, tienes que pensar que … soy una tonta!
  • No, no lo creo. La situación te ha sorprendido y has reaccionado mal simplemente
  • - le dije mientras levantaba su barbilla para que me mirara. Su respiración parecía normalizarse.
  • Yo... no...- acallé sus palabras con un roce de mis labios, necesitaba besarla. Ese aspecto de cervatillo en peligro me había provocado aun más. Agarre su labio inferior entre los míos, luego atrapé los dos...
  • ¿Bella?

¡Maldición! Era la voz de Alice, estaba buscando a Bella. Me separé de su boca, tenía los ojos cerrados como esperando que siguiera, me acerqué a su oído.

  • Es Alice, te está buscando.
  • ¿Ummmmm? ¡oh... vale!
  • ¿Bella, Edward? ¿estáis ahí?
  • Si Alice... Bella no se encontraba bien y ha salido a tomar aire fresco.
  • ¿Estás bien? ¿qué ha pasado?
  • ¡Ya hablaremos Alice! ahora quiero irme a casa.
  • Os acompañamos. -les dije.-¿donde está Jass?
  • Le dije que salía a buscaros cuando vi que no estabais en el local.
  • Yo voy a buscarle, esperadnos, no os vayáis solas.
  • No, tranquilo, aquí nos quedamos.

Entré a por Jassper que seguía disfrutando del show.

  • Jass, nos vamos.
  • ¿Donde estabais? ¿Por fin Bella se ha animado?
  • No, no se ha animado como tu piensas, no se encuentra bien y las acompañamos a casa, además es tarde, recuerda que mis padres están en casa.
  • Si claro, vamos con las chicas, pero tenemos que volver aquí una noche Edward, es mejor que ver una porno en casa.
  • Si, puede que otro día.

Como había dicho Alice nos estaban esperando. Bella parecía enfadada y Alice movía las manos de arriba a abajo exasperada.

  • ¿Va todo bien?
  • Si – contestó Bella – ¿nos vamos?
  • Si, vamos.

Ellas iban delante hablando en un tono bajo para que no pudiéramos oírlas.

  • ¿Qué es lo que ha pasado Edward? - me preguntó Jass
  • Bella ha tenido algo así como un ataque de ansiedad, se sintió incómoda con el show.
  • Joder Edward, me parece a mi que a esta no te la tiras ni de coña.
  • Bueno Jass, pareces muy seguro de que quiera tirármela ¿no?
  • ¿No quieres?, me ha parecido que la mirabas mucho la verdad. Desde luego Alice no es tan mojigata, en el baño ha estado bárbara, si no fuera por que ha entrado gente en la cabina de al lado, te juro que habría terminado la película y aun seguiríamos allí, jjajajajajajaj.
  • Te creo.
  • Alice pensó que si os llevábamos a ese local igual os calentabais y acababais juntos.
  • ¿Haciendo de Celestinas?
  • Todo estaría mejor si fuéramos parejas todos.
  • Creo que deberíais dejar que las cosas sigan su curso, me gusta, pero no es una chica fácil y no voy a forzar la situación.

Me parecía increíble estar diciendo esas cosas cuando mi relación con Bella había comenzado precisamente al revés. Había pasado horas revolcándome con ella en la cama, y ahora tenía que conquistarla, claro que al parecer seguía creyendo que no la reconocía.

Jasper se adelantó y agarró de la cintura a Alice y le susurró algo al oído, a lo que ella contestó negando con la cabeza. Yo apresuré el paso para quedarme al lado de Bella.

  • ¿Te encuentras mejor?- asintió sin mirarme a la cara.- quizás no debí besarte, no era el momento más adecuado.
  • ¡No! - ese “No” sonó algo agudo diría yo – por supuesto que si, osea quiero decir... - su voz se volvió un susurro - quiero decir que estuvo bien, me gustó.
  • Suspiré aliviado, por un momento no había sabido si tocar el tema o dejarlo pasar y al final mi mejor opción había sido disculparme.

Seguimos caminado en silencio hasta que llegamos al apartamento.

  • Yo... había pensado... si queríais... mañana estaremos en la playa a partir de las 12h hasta las 14h 30' más o menos, ¿si queréis acompañarnos?- dijo Bella.
  • ¡Bien! Contestó Jass, allí estaremos.
  • ¡Ummm! No lo se, mis padres han venido y seguramente querrán almorzar con nosotros Jasper.
  • ¡Oh, bien, no pasa nada!
  • No es que no quiera – le dije dirigiéndome a ella, me gustaría, pero tal vez ¿más temprano?
  • ¡Si claro! Estaré allí a las 11h, Jass sabe donde. Intentaré que Alice se levante para estar a esa hora.
  • ¡Claro que lo haré!¿Acaso no madrugo todos los días?
  • Ya Alice, pero para ti el dormir es sagrado.
  • Por una vez me sacrificaré. - sonrió guiñándole un ojo a Jasper.
  • A las 11h entonces.

Jasper se despidió de Alice besándola largo rato mientras Bella abría el portal y yo no dejaba de mirarla.

  • Hasta mañana Edward.
  • Hasta mañana.

Apenas me había llamado por mi nombre, me gustaba como lo decía.

Recogimos el coche y en 10 minutos estábamos en casa, Jass se fue a la habitación y yo me dirigí a la cocina y me preparé algo de helado antes de ir a dormir, agradecía que Jasper no roncara, no estaba acostumbrado a dormir con nadie. Cuando ya salía de la cocina apreció mi madre con una bata.

  • ¡Hola cariño! Ya habéis llegado
  • Si al final se ha hecho algo tarde.
  • Bueno, tampoco tanto.
  • ¡Mamá!
  • ¡Dime hijo!
  • Estaba pensando en invitar a una amiga a la fiesta del domingo.
  • !Edward! Yo, no lo se, ¿la conoces mucho?
  • No la verdad, pero creo que te gustaría, es muy reservada y discreta, o sea que apenas habla quiero decir, y me haría compañía, nadie va a reparar en nosotros, todo esto es cosa de papá.
  • Lo se hijo, pero dentro de nada también serán asuntos tuyos y no quisiera que empezaras con una mal impresión de futuros clientes.
  • Dijiste que era de negocios pero informal, ¿no hay que ir de etiqueta no?
  • No, pero si arreglados.
  • ¿Entonces? Aun tengo que preguntárselo a ella, puede, de hecho, no creo que quiera venir.
  • ¿Que ocurre?
  • ¡Hola papá! Parece que no podéis dormir
  • Estaba esperando a tu madre y como no venía...
  • Edward quiere invitar a una amiga a la fiesta del domingo.
  • ¡Muy bien! ¿y?
  • Apenas la conoce, ¿tu crees que debería?
  • Claro que si, tampoco pasa nada, es algo informal, las cosas se deciden en los despachos Esme, tranquila, o ¿acaso no confías en el buen criterio de tu hijo al elegir compañía?
  • La verdad, mirando a Jasper no sabría que decir.

Los dos comenzamos a reír a la vez, en eso, tenía toda la razón.

  • Ya verás mamá, si logro que acepte estoy seguro que te gustará.
  • Eso espero.
  • Por supuesto que si, además no te vas a casar con ella ¿no? - se burlo mi padre.
  • De momento me conformo con que me acompañe a la fiesta.
  • ¡Claro que si! diviértete hijo que la vida se pone muy difícil.

7 comentarios:

paty dijo...

Hola yo sabia que Edward no podia haberse olvidado de Bellla y que inoportuna es Alice hay como me gusta Ed no cabe duda que es un bombon gracias por el capi me ha encantado el pov Edward ojala no sea el unico.
saludos desde Mexico

nashkalight dijo...

wowww siempre si t quedo genialll segui con esta historia yo sabia q eddie recordaba a bella como no hacerlo? cuando le hizo tantas cosas?
jajaja espero q sigas esperare ansiosa el proximo pov ed besitos

angie pattinson dijo...

claro que la tenia que recordar!!!
esta pareja en cualquier hitoria, siempre tendra la misma quimica, y siempre quedaran grabados uno en la mente, piel y corazón del otro, igual que en nosotras las fans y en los mismos Rob y Kris
May te felicito esta histoia esta bien linda y me gusta mucho como escribes espero con ganas el sig. cap.

juliana gomez dijo...

ohhh may si se acordaba de ella ahhhhhhhhhhhhhh esta muy bueno. vamos a ver como les va en la cena uhuuuuuu ya quieor el proximo cap

Kimberly Cullen dijo...

Grandioso el capitulo y el beso ya lo esperaba pero fue mejor de lo que pensaba espero con ansias el siguiente capitulo

Anónimo dijo...

hola
laverdad verdad,me encanta esta historia,escribes padrisimo,ojala y actualizaran pronto,muero por verlo que sigue.......

Lumy Cullen dijo...

Chica la historia esta grandiosa. Me encanta que Bella por fin dialoga más amena con Edward. Además me gusta que todo se haya aclarado y que Edward la haya reconocido. Como reaccionará Bella cuando él la invite a la fiesta. Cada vez se pone mejor, ansiosa por más!!! Saludos!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...