martes, 9 de noviembre de 2010

Capitulo 2. Hay un sentimiento en este corazón muerto


Hay un sentimiento en este corazón muerto

POV EDWARD

Presentía que era mala idea regresar….

¿Por qué diablos Carlisle no me envió con Tanya a Londres, o con Alice y Jasper a Madrid?, ¿por qué entre tantas potencias importantes atacadas por neófitos, tuvo que enviarme a la mas insignificante, y en la que aun no se comprobaba su presencia verdadera?´

Yo era uno de sus mejores guardias. Siempre encargado de misiones grandes e importantes. Estar en Forks era un maldito insulto a mis 108 años de experiencia.

El problema no era en realidad que Forks fuera un pueblo completamente aburrido, sino ella, la dueña de esos dulces ojos marrón chocolate, la poseedora de la sangre mas exquisita que había probado. Bella…

Esa insignificante humana….que logró borrar por unos minutos todo el rastro del vampiro despiadado en el que me había convertido, con solo unas lagrimas…. Ella quien me hizo sentir culpable por primera vez después de una noche de Caza.

Carlisle me había advertido sobre este clan de los ojos amarillos.

“No son como nosotros”…. “No beben sangre humana”…. “Se alimentan de animales”…. “Son la vergüenza de nuestra especie”

Pero jamás , ni en mis mas locos pensamientos, esperé encontrarme con que protegían a una humana, y mucho menos que esa humana era nada mas ni nada menos que, Bella…

Tan hermosa, y a la vez llena de tristeza, escoltada por un idiota de cabello color caramelo y otro musculoso de cabello negro en ese inmenso sofá. Me despojé de mi capucha al ser presentado por Aro. Ella se puso aun más pálida de lo normal y frunció el ceño en señal de molestia e ira, sus ojos se oscurecieron y perdieron ese brillo de inocencia.

- Tu….-dijo con la voz rota y algunas lagrimas derramándose.

La garganta comenzó a quemarme cuando su esencia impacto en mi rostro, gracias a una suave corriente de aire. Y por mas de que quería disipar esos pensamientos, no pude evitar mirarla sediento de sangre.

Ella intentó levantarse, mas el miedo y el odio la tenían petrificada en ese sofá, Cuando al fin lo logró, cayó desmayada en los brazos del idiota del peinado ridículo, quien la atajó antes de que cayera al suelo.

Las diferentes preguntas mentales de los que ocupaban la estancia se arremolinaron en mi mente, todas… excepto las de una chica rubia y de facciones menudas que se hallaba en el rincón.

La recordaba perfectamente. Ella era la humana que había cazado en mi último viaje a Forks. La única noche en la cual me sentí en realidad lo que era, un monstruo. En su mente podía ver la frustración que sentía al no poder recordarme.

-Heidi.-exclamó Aro. La aludida de labios carnosos y cuerpo escultural, levanto la mirada del cuerpo de Bella y observo a Aro con curiosidad.-Muéstrale a Edward su habitación.

Ella asintió con una sonrisa y llegó hasta mí aun sonriendo. Aparentaba ser simpática, pero yo no estaba para hacer amigos y mucho menos con la vergüenza de nuestra raza. No… yo no caería tan bajo…

Tomó mi mano y yo inmediatamente me zafé de su agarre.

Eres un gruñón Eddie. Se burló mentalmente.

Maldición, Eddie!….odiaba ese maldito sobrenombre. Emmett y Jasper lo usaban para fastidiarme después de que perdía alguna lucha contra ellos.

La miré con el ceño fruncido mientras que ella me conducía hasta el cuarto piso de la gran mansión. Habían tres habitaciones a lo largo del pasillo, una supuse que era la de ella ya que emanaba su peculiar aroma a vainilla, la otra tenia una esencia aun mas exquisita…fresas. Nos detuvimos en la puerta al final del pasillo.

-Bienvenido a tu habitación!-dijo abriendo la puerta con una sonrisa.

Era una habitación bastante grande. Las paredes eran de color blanco, había una gran ventana por la cual se filtraba bastante luz, un sillón de cuero negro, un pequeño escritorio con su respectiva silla y una cama doble con un edredón vinotinto y cojines a juego

-¿Te gusta?-preguntó ansiosa por mi respuesta.

Me esforcé mucho. Más te vale que sea de tu agrado.

Medité por un momento una palabra apropiada para semejante habitación. Era tan diferente a lo que estaba acostumbrado….había demasiada claridad y vida.

Horrible!,

-He visto peores.-me limite a decir, arroje mi mochila al suelo y camine hacia la ventana para cerrar las cortinas e imprimirle un poco de oscuridad. La luz me incomodaba demasiado.

Me miró enfurecida

Eres imposible!

-Aquí está el armario para que pongas tus pertenecías, y si quieres tomar una ducha, el baño está en el segundo piso, al fondo del pasillo.

Asentí.

Por su cabeza comenzaron a pasar posibles temas de conversación, hasta que al fin se decidió por el peor.

-Saldremos de caza esta noche…. Quizás… quieras venir con nosotros….-dijo tímidamente mientras que se imaginaba un oso y un ciervo.

Asco!

Me reí ante su petición.

-Ja, preferiría ir a cazar solo, antes que con ustedes.- frunció los labios conteniendo toda la sarta de palabras que tenia para decirme.

-¿nadie te enseñó modales?-preguntó enfadada.

-si, pero no me interesa usarlos…

- si tanto nos detestas por qué no te largas-replicó señalando la puerta.

- eso quisiera….pero desgraciadamente Carlisle me envío a este pueblo de mierda, y me tengo que hundir aquí hasta que esos malditos neófitos aparezcan.

Sé que detrás de esa mascara de superioridad… está alguien muy diferente a ti. Estoy segura de que tu estancia aquí cambiará tu forma de pensar, Eddie, yo me encargaré de ello.

Un gruñido se escapó de mi garganta en señal de advertencia.

-Creo que eso es todo gruñón, estaré en la sala por si me necesitas…-dijo y desapareció dejándome irritado y con la palabra en la boca.

-Maldito Carlisle!- murmuré para mis adentros. Cerré la puerta de la habitación y me tumbé en la cama.

Prisionero….solo, y con mi mayor tentación a solo unos pisos. Muriéndome por beber su sangre, deseando tenerla entre mis brazos succionar hasta la ultima gota de vida.

Todos estos años buscando ese dulce liquido y hoy por fin lo tenía. Para mi condena, sucedía algo extraño dentro de mí, algo que me impedía acabar con su vida...ese algo solo me permitía desearla en mis pensamientos.

Admítelo Edward Cullen, esa mujer te tiene jodido

A pesar de que intente borrar la imagen de Bella mas de una vez en lo que quedaba de la tarde, no lo logré y menos al tenerla tan cerca.

Aro decidió ubicarla en el mismo piso en el que yo me encontraba, para poder mantenerme vigilado y cerciorarse de que no le pudiera hacer daño alguno.

El aun no tenia conocimiento de de lo sucedido aquella noche, sin embargo estaba seguro de que el sospechaba que algo extraño sucedía entre ella y yo. Bella al despertar, había sufrido una crisis y tuvieron que darle algunos calmantes. Ella se sumió en un sueño profundo y hasta el momento no había despertado.

Tendría que ingeniármelas para hablar con ella. No podía permitir que ellos se enteraran de lo que había sucedido aquella noche. Habría caos si eso llegara a suceder y era lo último que deseaba, generarle problemas a Carlisle y después ser castigado por mi mala conducta.

Cuando tenías problemas con Carlisle, así se pagaban los errores… desde un cruel castigo, hasta la muerte. Era mejor no arriesgarse.

Pero…. ¿Con que la amenizaría para que no hablara?, ella no cedería con facilidad, de eso estaba completamente seguro. Todo seria más fácil si pudiera leer su mente.

La voz de Aro y de uno de los guardias que custodiaban a Bella llegó hasta mí. Hablaban sobre el traslado de Bella hacia la que parecía ser su casa.

Así que no vives con ellos….interesante, así me será más fácil

-Tú, la llevaras a su casa y volverás para irnos todos juntos de caza.

- ¿y Edward?

-Supongo que se quedara aquí, no creo que le apetezca rebajarse a nuestro nivel-dijo Aro irónicamente.

-¿No es muy peligroso?

-El sabe lo que hace….

Si! está era mi oportunidad.

Me levanté de la cama y salí de mi habitación. Aro y el musculoso estaban en el pasillo, mas no era a ellos a quienes buscaba. Buscaba a una figura pequeña y esbelta. Heidi.

Bajé las escaleras a toda prisa en busca de ese olor a vainilla tan peculiar. La encontré sentada en el porche observando como el aire mecía con su soplo las flores.

-Heidi.-La llamé cuando estuve a unos metros. Ella se volvió sorprendida de que le estuviera hablando.

¿Que pasa Eddie, te arrepentiste de tu comportamiento?

-¿Si?-dijo mordiéndose el labio inferior.

- ¿Todavía sigue en pie tu propuesta?

- ¿Quieres ir a cazar con nosotros?-preguntó atónita.

-Solo contigo.-corregí. Tú eres mi boleto hacia Bella….

Ella sonrió con suficiencia

Sabía que dirías que si, nadie se resiste a la dulce Heidi.

Le dedique una de mis mejores sonrisas por cortesía. Tenía que admitirlo, ella comenzaba a caerme bien, o quizás solo era un espejismo ya que ella me ayudaría a encontrar a Bella.

-Sabia que volverías!-avanzó hacia mi y depositó un suave beso en mi mejilla.- saldremos a las diez- dijo mientras se alejaba.

Me quedé ahí parado como un idiota. Aturdido por la pureza del alma de Heidi, que por más de que yo era un grosero y le dejé claro mi desagrado por su familia ella seguía empeñada en ser mi amiga.

La hora establecida por Heidi llegó con rapidez. Dejé a un lado mi laptop y me dispuse a salir de mi habitación e ir en busca de ella. Nadie se hallaba en la casa por lo que no tuve que tomarme con las molestas miradas de los demás.

-¿Me buscabas?-preguntó parada al final de la escalera.

-De hecho, si, ¿Lista para irnos?

-Si.-tomó su chaqueta del perchero, cosa que me pareció totalmente absurda, y tomó mi mano.

Me zafé y la miré de nuevo hostil.

Está bien, Eddie… me quedó claro...

Nos dirigimos a las afueras de Forks. Heidi aseguraba que habían muchos osos en ese lugar y quizás… algún humano desafortunado para mi.

Todo el rastro de la chica angelical que había creado mi imaginación sobre ella fue borrado cuando la vi cazar. Era voraz e increíblemente hábil, sabia perfectamente como manejar su presa.

Desafortunadamente para mi, no había ningún humano

- ¿Quien es la humana?-pregunté, mientras ella limpiaba los hilos de sangre que bajaban de las comisuras de sus labios.

- ¿Te refieres a Bella?

-Si.-admití tratando de esconder mi curiosidad.

-Ella…. era la novia de uno de los nuestros.

¿Como diablos un vampiro se pudo enamorar de una humana?

-¿Era?-pregunté haciéndome el desentendido.

- Si, Alec murió hace unos meses. Al parecer fue asesinado por dos vampiros nómadas que pasaban por allí al intentar salvarle la vida a Jane, La hermana de Bella.

- ¿y…por qué ella aun está con ustedes?, si sabe demasiado, ¿por qué no simplemente se deshacen de ella?

Ella sacudió su cabeza para deshacer la imagen mental que yo le había creado.

-¿Es qué aun no te das cuenta?, Bella es parte de nuestra familia, y por ningún motivo le haremos daño-replicó

-No saben que rompen las reglas al mostrarse frente…

-Aro convertirá a Bella después de que termine el instituto.-explicó.

- ¿Ella vive con ustedes?

-No exactamente, pero su padre debe trasladarse a otra ciudad por su trabajo, y ella y Jane aceptaron quedarse con nosotros…

No!, maldita suerte la mía!

- Jane… ¿es vampira, no?-pregunté ante su evidente amnesia y su sangre que ya no me era tentadora.

- Semi vampira.-corrigió.- el vampiro, no pudo matarla y Marco solo pudo succionar un poco de la ponzoña que había en su cuerpo.

-¿viven cerca de aquí?

Vamos!, necesito que me transportes a ese lugar con tu mente….

- No.- aseguró, y por su mente cruzó la imagen de una casita de color blanco, con un pequeño porche y un auto de policía parqueado al frente.

Eso era lo que necesitaba!. Pude observar en su imagen mental el número de la avenida. Con estos datos seria muy fácil encontrarla.

-¿regresamos?-preguntó sonriendo.

- Regresa tu, aun no he cazado y estoy muy sediento en realidad… volveré pronto.-aseguré. Tan pronto como vea a Bella y me aseguré de que no seré condenado.

-Ok. Por favor, caza con discreción, no queremos generar pánico con una ola de asesinatos.

Por quien me tomas?, por un novato

-Se lo que hago.-me limité a responder mientras que me levantaba de la roca en la que había estado sentado observándola cazar.

Se despidió de mí susurrándome al odio un “cuídate” y desapareció, esperé unos cuantos minutos y me corrí como alma que lleva el diablo de vuelta a Forks. Les pregunté a algunos transeúntes aquella avenida, ya que no tenía ánimos de jugar al detective., gracias a esto, hallé la casa con facilidad. Escalé la pared de la que suponía era la habitación de Bella y entre por la ventana.

Me paralicé en cuanto la vi. Se veía tan hermosa al dormir…como un ángel… un ángel que yo había destruido….

Que estupideces estas diciendo Cullen!, ella es una insignificante humana, recuérdalo!

Camine lentamente hasta su cama y me senté en la orilla junto a su débil cuerpo. Podía imaginarme ese delicioso liquido que corría por sus venas en mi boca, sin embargo, eso era lo único que podía hacer, observarla porque no era capaz de hacerle daño, mi cuerpo no me lo permitía.

Su piel a la luz de la luna tenia un tenue brillo que la hacia verse mas suave aun, esto provoco en mi una rara sensación. Y mis dedos como si tuvieran vida propia y no obedecieran a mi mente acariciaron su mejilla. Su piel caliente debajo de mis dedos fríos envío una corriente eléctrica que le dio vida a todo mi cuerpo. Ella se removió incomoda y lentamente abrió sus ojos.

Coloque mi mano sobre su boca cuando ella se disponía a gritar.

-Shh…Bella, necesito hablar contigo….

Ella negó con la cabeza y sus ojos llamearon llenos de odio.

-Por favor….-suplique casi con ternura.-es por tu bien…

Aferré mi mano izquierda a su cintura para que no pudiera escapar.

-Suéltame!.-ordenó.-nada que tenga que ver contigo es para mi bien. tu solo has traído desgracia a mi vida.- una tormenta de lagrimas nublo sus ojos y sentí como el miedo iba combinándose con el odio.- ¿Que quieres de mi, no te basto con destruir lo único que amaba?

Maldición no llores! Tus malditas lagrimas me destruyen!

-Quiero….hacer un trato contigo.-dije después de unos minutos. Verla tan rota y destruida nublaba mis pensamientos.

- No me interesa!, vete-dijo intentando liberarse.

-No hagas esto más difícil, Bella…, no quiero tener que hacerte daño.

Ja, te reto a hacerlo Cullen…

-Vete!-gimió. Colocó sus pequeñas y débiles manos sobre mi pecho e intento apartarme.

-No me iré hasta que me escuches…-me incliné hacia ella y coloqué mis manos a cada lado de su cabeza. Podía escuchar el latir desenfrenado de su corazón ante mi cercanía. Su aroma embriagador impacto en mi rostro cuando un suspiro de rendición se escapo de sus labios. Mi garganta comenzó a arder y la ponzoña recorrió libremente mi boca.

No tienes idea de cuanto deseo tu sangre…

-¿Que quieres?

-Por el bien de todos, es mejor que nadie sepa de lo que paso esa noche, que yo fui… ya sabes…-me sentía tan insignificante hablando con ella, como si ese personaje duro y frío que había forjado Carlisle durante años… se hubiera desvanecido. No era capaz de decirle en la cara que prácticamente había asesinado a Alec, que le había destruido la vida.

¿Que me has hecho, Bella?

Ella rió

¿De que te ríes?, esto es serio!

- Por el bien de todos…-dijo en un tono irónico- por favor. Tu solo piensas en ti mismo.

Como siempre piensas más en ti, Edward!, ella no es idiota. Usa un mejor argumento!

- habrá caos!.-alzó una ceja. – si los Vulturis llegan enterarse tendrán sed de venganza y querrán acabar con la realeza. Morirán todos en el intento. ¿Eso es lo que quieres?

Paró de luchar por deshacerse de mi y dejó caer sus manos sobre su vientre……Ella era demasiado noble para dejarlos morir. Se sumió en una especie de transe.

-Bella…-dije acercándome un poco mas. Nuestros rostros casi se tocaban. Su corazón como era de esperarse, reaccionó latiendo a mil en su pecho

Si, lo sé soy un masoquista, pero es la única forma de ponerla nerviosa y desordenar sus ideas.

-¿Q-Que Ganas tu con eso?, no creo que te importe mi “familia”.

Piensa Edward, tu existencia depende de esto!

-La situación de los neófitos es de gran importancia para mi clan y no quiero arruinarla causando más problemas de los que ya hay.

¿Es por eso Cullen, o por qué no quieres verla sufrir de nuevo?

Bella, me miró a los ojos con curiosidad tratando de averiguar lo que pensaba. Le devolví la mirada ansioso por una respuesta.

-Está bien. Haré lo que sea por mi “familia”, pero en mi mente, siempre quedará el recuerdo de esa noche. Jamás olvidaré lo que me hiciste!

-No te preocupes, no volveré a molestarte, será como si nunca nos hubiéramos conocido.- involuntariamente acaricié su mejilla y deposité un suave beso allí, donde mis dedos dejaron una huella invisible.

Sus ojos se llenaron de sorpresa, pero no se apartó.

Basta Cullen, ¿que crees que estas haciendo?

Me levanté rápidamente y salí por la ventana al comprender lo que estaba haciendo.

-¿Edward?-escuché que me llamaba. La ignoré.

Comencé a correr. Mientras que por mi mente pasaban miles de emociones. Estaba enojado conmigo mismo, pero a la vez sentí algo inexplicable al tocarla. No solo deseo de sangre…. Algo totalmente diferente que mi mente no asimilaba, pero se sentía tan bien….

Sin rumbo fijo divague por el bosque buscando una respuesta a mi extraño comportamiento. Mi corazón, si era que tenia, se volvía

Vulnerable cuando estaba cerca de ella, ¿Qué demonios me pasaba?

Aunque me cueste admitirlo hay un sentimiento en este corazón muerto, algo que irá mas allá de mi obsesión por su sangre

--------------------------------------------

Hola Chicas!. Tardecito, pero más largo de lo normal. Decidí probar algo diferente esta vez, POV Edward. Debo reconocer que me divertí mucho más escribiendo la historia desde está perspectiva. Espero que les guste tanto como yo ame escribirlo.

Quiero saber lo que piensan, sea bueno o malo. Recuerden que sus palabras son lo que me anima a seguir escribiendo, además de mi evidente pasión por Twilight.

Besos Desde Colombia

Tati Gómez

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Oolaa!! wi ya publicaste capi soy tu fan xD! respecto a lo d POV Edward qedo bn la vdd
x fas no tardes en publicar siii???

bnOo me vOoy salu2 desde México

attOo.

Dore CullenN Byeee ^^

Geraldine dijo...

Me Encantooooooooooo!! Estuvo Genial!!
BYE BESOS!

nashkalight dijo...

estubooo superrrr aguante el pov edwarddd!! q buenooo publicaste nena dejo mis 5 estrellitass eeee cuidate y segui besos!!

paty dijo...

Hola me gusto mucho el pov Edward y la historia me tiene atrapada desde que la lei en la viñetas
saludos desde Mexico

maryuri_nature dijo...

hola compatriota jeje esta genial el capi te felicito, que le iba a decir bella??? hay nooo siempre me dejan con las ansias jajaja
saludos desde cali

Anónimo dijo...

ESTUVO SUPER, PERO YA MUERO POR EL OTRO CAPITULO.....ME ENCANTA TU FORMA DE ESCRIBIR,FELICIDADES.....

Lumy Cullen dijo...

Chica un capí excelente. Me gusto que él pudiera dialogar con ella y la convenciera de no decir nada. Me tiene super intrigada la historia, te felicito!!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...