viernes, 31 de diciembre de 2010

Capitulo 5: Necesidad

Portada1


Portada2

Portada3


Necesidad

-¿Quieres que te lleve a casa, o prefieres ir a otro lugar?-dijo mientras conducía a la máxima velocidad de mi viejo Chevy las calles de Port Angeles.

¿Es broma, verdad?..

Le eché un vistazo para encontrarme con una sonrisa divertida. Pero su semblante era serio. Sin rastro de bromas…

Oh, dios!, ¿es en serio?.. Oh, cielos Edward, ¿por qué me haces esto?, ¿Qué quieres de mi?

- y… que dices… ¿quieres romper las reglas por un rato?-esa si que era una invitación totalmente irresistible, pero yo no podía aceptarla. Edward no era bueno para mi, no me permitiría involucrarme más de lo que ya estaba con él.

- Llévame a mi casa por favor.-me limité a decir cuando en realidad lo que quería articular era: “Llévame a donde quieras, mientras este contigo nada me importa y sé que estaré bien”

Él asintió y deshizo la calida conexión de nuestros cuerpos aferrando la mano que tenia entrelazada con la mía en el volante; Esa gran y fuerte ola de necesidad volvió a mí, trayendo consigo la fría soledad y llevándose todo rastro de calma.

Apoyé mi cabeza en la ventana y me dediqué a mirar el oscuro paisaje. Mi cuerpo tembló un par de veces y mis dientes castañeaban ante el frío. Mi diminuta chaqueta no era suficiente para darme calor. Y para completar mi pesadilla, por mi mente pasaban repetidamente las imágenes de las personas que no podrían salir a tiempo y que serian consumidos por el fuego. Me estremecí.

- ¿Tienes frío?-me preguntó aparcando el auto a un lado de la carretera. Ignoré su pregunta y respondí con otra:

-¿por qqué nnos ddeteeenemos?-dije castañeando los dientes. Él se quitó su chaqueta de cuero negra y la colocó sobre mis hombros. Lo observé confundida ante su gesto.

-Un obsequio.-me sonrió- la necesitas más que yo.- En otra oportunidad hubiera rechazado su regalo, pero tenia mucho frió, la calefacción del monovolumen no funcionaba y aun quedaba un largo camino que recorrer. Me la coloqué a regañadientes.

Olía estupendo; era un aroma único, dulce, suave y fuerte a la vez, algo fuera de este mundo, no se asemejaba a nada que hubiera respirado antes, era demasiado exquisito para ser real.

-Gracias.-murmuré. Edward tomó mi mano de nuevo entre la suya y entrelazo nuestros dedos.

¿Por qué haces esto?,¿por qué después de que me hiciste tanto daño?, ¿ para remediarlo?...

-¿Mejor?-preguntó estudiándome con la mirada y sacándome de mi mar de preguntas

-Mejor.-admití.

~ O ~

-¿Por qué?-pregunté cuando Edward estacionó el auto frente a la casa de los Vulturi. Las luces estaban apagadas en señal de que la casa estaba desierta; De seguro estaban de caza, ayer no habían tenido mucha suerte saciando su sed.

-¿por qué, qué?-dijo y se bajó del monovolumen, lo rodeó llegando a mi lado, abrió mi puerta, me cargó de nuevo en brazos y caminó hacia la casa.

-Bájame!-le ordené a medida que avanzábamos

-Nop.-me sonrió juguetonamente.-¿Tienes llaves de este lugar?- dijo cuando estuvimos frente a la puerta,

-No, pero...-Edward me ignoró y me aferró a su cuerpo con una sola mano, mientras que con la otra golpeaba uno de los cristales de la puerta cercanos a la cerradura; el cristal se rompió en mil pedazos y él introdujo su mano por el hueco abriendo la puerta desde adentro.

Dios!, Aro iba a molestarse mucho por eso….

-La puerta trasera estaba abierta!-exclamé

-Demasiado tarde…-susurró muy cerca de mi rostro - además fue solo un cristal, pude haber tirado la puerta entera.-dijo mientras traspasábamos la sala de estar- presentía que él había roto el vidrio para fastidiar a los demás, no había rostro de culpa o arrepentimiento en su voz.-

Me llevó hasta mi Ático-Habitación y me acomodó en el acogedor sofá. Él se sentó en el suelo mirándome fijamente; sus hermosos ojos estudiaban los míos con un brillo de curiosidad y picardía en ellos, una sonrisa traviesa iluminaba su rostro haciéndome anhelarlo aun más…..

Definitivamente estás drogada Bella… ¿cómo puedes decir eso?, no recuerdas las palabras ASESINO PELIGROSO Y TOTALMENTE PROHIBIDO.

- ¿por qué?-pregunté de nuevo teniendo la esperanza de que él pudiera explicitarme su extraño comportamiento conmigo. era evidente que él no era así con ningún vampiro, entonces.. ¿por qué debería serlo con una corriente humana que era considerada inferior a su raza?

Sus manos- las cuales mantenía apoyadas en el suelo- se crisparon.

-¿por qué?-preguntó con un tono despreocupado enarcando las cejas; su tono de voz era totalmente opuesto a lo que expresaba su lenguaje corporal.

-Si. ¿Por qué me salvaste?, por qué simplemente no saltabas y me dejabas ahí?

-No lo sé, hay cosas que no se pueden explicar, Bella. No puedes olvidar todo y darme las gracias…-frunció el ceño y la sonrisa torcida desapareció

-Necesito respuestas, Edward….-le supliqué-

-Deja de inmiscuirte en mis asuntos.-respondió con un tono hostil que me hizo helar desde la cabeza hasta la punta de los pies. Pero no me dejaría amedrentar por eso… necesitaba respuestas y haría todo lo posible para conseguirlas.

-¿Tus asuntos?-repliqué enfadada- me salvaste la vida, ahora también son mis asuntos.-él se levantó del suelo.

-Buenas noches Isabella.-me cortó y desapareció por la puerta. cerré los ojos intentado tragarme las miles de palabras que deseaba gritarle.

Esto no se iba a quedar así, yo obtendría esas respuestas, solo debía ingeniármelas para conseguirlas…

Me despiojé de mis ropas y me metí bajo la regadera. El agua no se encargaría de dispersar mis pensamientos, sin embargo, me ayudaría a relajarme un poco; especialmente cuando un plan realmente retorcido subía a la superficie en mi mente. Mi juicio se había por la borda definitivamente, y Edward era el único responsable de aquello.

Seducirlo era mi plan. Ya sé, es algo estupido, pero iba a agotar todos los métodos para encontrar las repuestas, incluyendo caer tan bajo seduciendo a ese macabro asesino. Mi curiosidad no tenia fin, Edward era un libro cerrado; solo podía ver su apariencia, no sabia lo que aguardaba dentro de él. Quizás más maldad… o alguien totalmente diferente a lo que el aparentaba ser. Busqué en mi escaso guardarropa algo apropiado para mi plan, al final encontré un camisón de tirantes hecho en satén rosa que me llegaba unos pocos centímetros debajo del muslo con un escote cautivador, una abertura en el centro de la prenda dejaba entrever mi abdomen. Terminé de vestirme y me coloque un poco de mi perfume favorito.

El frío viento impacto en mi cuerpo cuando salí de la habitación. Una fastidiosa vocecita interna me decía que mi plan era erróneo, que regresara en este momento a mi habitación, pero no le hice caso, la ignoré y me dirigí a paso firme al piso de abajo; mi pulso se aceleraba con cada escalón que bajaba.

Cálmate Bella- me ordené mientras caminaba hacia la habitación de Edward. La puerta estaba cerrada, pero no me di por vencida, la golpeé con mis nudillos un par de veces.

- ¿Qué diablos quieres, Isabella?-sus palabras sonaron aun más duras y frías cuando pronunció mi nombre completo; no me gustaba que el me llamara de esa manera, me fascinaba cuando un dulce “Bella” salía de sus labios perfectos.

-¿Podemos hablar? Solo será unos minutos…por favor...

- No!

Una voz emergió de las profundidades de mi mente y me indico que girara la perilla de la puerta. Involuntariamente la giré y para mi sorpresa no tenía seguro, la abrí y automáticamente me encontré con el cuerpo de Edward que me impedía entrar; Mi pulso se aceleró cuando su fría y aplastante mirada se posó en mi. Comencé a sentime cohibida.

No te dejes intimidar Bella, sé valiente!

-¿Puedo pasar? Hace frió en el pasillo….-dije enroscando la punta de mi cabello en mi dedo índice. Edward me examinó de arriba abajo tomándose su tiempo en cada parte de mi cuerpo; sonrió como si le gustase lo que veía. Lo observe fijamente mientras el suave rubor subía por mis mejillas.

-Hermosa y sensual, pero humana e irritante.-murmuró para si mismo.

El corazón casi se me sale del pecho.

-Tu corazón tiene un latido desaforado con solo mirarte, me pregunto que pasara si…- se acercó un poco y delineó lentamente con su dedo índice mi labio inferior. Mi mente dejó de procesar pensamientos coherentes, cuando llego a la comisura, detuvo su roce para llevar su dedo que había estado hace unos segundos sobre mi boca a la suya, con la punta de su lengua trazo una suave línea saboreando mi esencia

-Dulce. Como lo pensé.-desde cuando dejé que el tomara el control de la situación…

Espera un momento…

¿Qué dijo?, Oh, cielos!…el ya se había imaginado el sabor de mis labios..

-Edward.-pronuncié su nombre con lentitud mientras recobraba el aliento,- Sé que no me salvaste porque te importaba, sé que para ti soy solo un humana, una presa mas… , por eso quiero saber por que lo hiciste… solo necesito esa repuesta.

-Responder a tus incógnitas es algo aburrido. Prefiero hacer otras cosas en mi noche de sábado…

-¿cómo que?-pregunte entre curiosa y enfadada.

-cómo Cazar… o besarte.- una sonrisa picara se instalo en su boca. Si mi corazón ya latía con frenetismo ahora era peor. Me dolía el pecho y tenia las mejillas encendidas.

Me llevó tiempo hallar mi voz

-No intentes desviar el tema.

El se rió

-Sabes… a veces me eres tan irresistible que me es imposible controlarme….como ahora por ejemplo.-su sonrisa oscura apareció, su fría mano tomó la mía y la acaricio con suavidad.

- Edward…esto no debe pasar… tú y yo…

- ¿Tu y yo que?- susurró en mi oído, descendió besando lentamente mi cuello. Pude sentir sus afilados colmillos sobre mi piel

- Tú y yo,-dejé la frase inconclusa, ya que un gemido de éxtasis remplazo mis palabras. hasta ahí llego mi cordura…

Desabroche los primeros botones de su camisa negra esperando que sus manos se cerraran sobre las mías como esposas para terminar con esto, ya que yo misma no era capaz de detenerme. Pero esa reacción de parte de él jamás ocurrió, al contrario, me condujo dentro de la habitación cerrando la puerta. Me acorraló contra la pared, deslizo una tira de mi camisón por mi brazo teniendo un libre acceso a mis hombros. Yo seguí con mi tarea, desabrochando y desabrochando….cuando finalicé, recorrí con mis dedos índice y corazón su piel, maravillándome con sus abdominales de infarto y el brillo que obtenía a la luz de la luna, me detuve en el borde de sus vaqueros; levanté la mirada y me encontré con sus ojos cerrados y una sonrisa llena de placer. él los abrió lentamente, de pronto me levanto por la cadera; abracé su cintura con mis piernas y enrede mis brazos en su cuello. Edward caminó por la habitación mientras yo estaba embelezada en el tono escarlata de sus ojos. Sentí debajo de mi algo mullido y me hallé tendida en su cama. Su cuerpo sobre el mío me producía choques de electricidad.

- Tu y yo.- reiteró Edward- Sentimos una fuerte necesidad del uno por el otro; tu cuerpo pide mi gelidez, me clama a agritos, al igual que mi piel necesita de tu calor…-él atrapó mi labio inferior con sus dientes y lo mordió con suavidad

- Edward.-gemí. Edward se deshizo de su camisa y la tiró a algún lado de la habitación. Mi respiración era entrecortada. Cuando su cuello estuvo a mi alcance lo mordí suavemente y el gruñó:

-Aquí el vampiro soy yo, bebé..-sus labios volvieron a posarse en mi cuello y succiono mi piel, sin morderme. Eso dejaría marca…su huella en mi piel…

Definitivamente, esto se me estaba saliendo de las manos. La seductora fue seducida y ahora estaba al borde del abismo de la perdición, sin embargo hasta ahora no me había importado caer. Edward era mi droga, mi necesidad enfermiza.

¿Que me estaba pasando?

Mis labios buscaron los suyos con deseo, pero Cuando estuvieron a punto de chocar para consumirse en un beso, la puerta se abrió de golpe y Demetri apareció tras ella.

Mi corazón se detuvo y un escalofrío recorrió mi espalda devolviéndome a a la realidad. Estaba a punto de cometer el peor error de mi vida.,

Edward, asesino, él y yo, atracción, traición, Alec… todas esas palabras se arremolinaron en mi mente.

-Te han dicho alguna vez que es de mala educación entrar en una habitación sin tocar antes-dijo Edward levantándose y mirando a Demetri con ira, Este ultimo rió

-Tu me vienes a hablar a mi de modales.- replicó Demetri en una carcajada.

-¿Por qué no te largas imbécil?…no ves que estás sobrando, ella está conmigo.-Edward gruñó y le enseñó los colmillos. Me levanté de la cama y acomodé rápidamente la tira de mi camisón. Su reacción era realmente extraña.

Demetri avanzó unos pasos más hacia nosotros con las manos crispadas en puño, podía apostar que estaba nervioso.

-¿Qué haces aquí, con este asesino?….-me preguntó

-Yo....yo..- por mas que hurgaba en mi mente buscando una buena excusa que me salvara del lío en el que estaba metida, no la encontraba

Edward me interrumpió:

-eso no me ofende. Yo se muy bien lo que soy, y no me avergüenza serlo. Además ¿quien te crees para pedirle explicaciones sobre sus actos? ella es libre de hacer lo que quiera y con quien quiera.-replicó, Edward enfurecido en mi defensa. Demetri gruñó y lanzo un puñetazo en dirección a Edward, este ultimo lo esquivo y con un movimiento rápido, le torció la mano a Demetri por la espalda. él intento zafarse, pero las manos de Edward era fuertes y firmes. Demetri grito de dolor.

- Suéltame infeliz-gritó.

- Edward déjalo, por favor.-le pedí con desesperación. Temía que Edward le hiciera daño; el era un asesino como había dicho Demetri, un vampiro despiadado que no le iba importar acabar con alguien mas. SU lado oscuro que había estado ignorando hace algunos minutos me aterrorizaba, Deseaba huir.

- No. me encargare de este maldito carbón!!

- Basta! Edward,-sollocé y algunas lagrimas cargadas de mi miedo se escurrieron por mis mejillas.-lo que paso fue un error. me deje llevar por el momento y hasta llegue a pensar que eras … solo jugaba Edward… jamás pensé en ti.-las mentiras salieron con fluidez y sentía como mi boca se quemaba a medida que las decía. eran una completa farsa-Jamás podría sentir atracción por alguien como tu, por un ASESINO.

Edward desencajó la mandíbula. Pude vislumbrar como su rostro se volvía más pálido de lo común. Soltó a Demetri automáticamente,

-Sabia que dirías eso. Pero que mas se puede esperar de una patética humana...-se río amargamente.- ni pienses que esto me duele ¿sabes por qué?… por que yo solo buscaba entretenerme contigo… no eres nadie Isabella…nadie…-Me lanzó una mirada cargada de ira que me dejo soldada al suelo sin decir ni una sola palabra- y si no es más, me largo. No tengo por que desperdiciar mi noche, con una insulsa humana y con un vampiro descerebrado.- se lanzó por la ventana.

-Tendrás que reparar la puerta -gritó Demetri por la ventana.

-Púdrete!-vociferó Edward desde abajo.

Pasaron unos minutos llenos de silencio en los que Demetri miraba fijamente la negrura del bosque mientras que intentaba reflexionar sobre el daño que había hecho.

-Vas a tener que darme una buena explicación Swan..- dijo Demetri rompiendo el silencio sepulcral; a veces me fastidiaba el comportamiento posesivo de Demetri. Él se había tomado demasiado enserio el papel de mi custodio personal, el cual le había asignado Alec antes de morir…

-No hay nada que explicar Dem… ya sabes lo que ocurrió y por favor, no quiero hablar más del asunto.

-Aro se va a molestar en cuanto lo sepa, Edward no es bueno para ti..

-No se lo digas a Aro por favor…-le supliqué- sé que está mal lo que hice, sin embargo, no quiero decepcionarlo. Te prometo que esto no volverá a suceder.

-eso espero. Ahora vete a tu habitación antes de que lleguen los demás y sospechen algo.

-¿donde están los demás?

-Cazando. estaba preocupado por ti cuando Félix llamó y me dijo que estabas con Edward. Aquello me dio muy mala espina, por eso vine hasta ti, junto con Heidi por supuesto.

¿Heidi estaba aquí.?

-Gracias, Dem, si no fuera por ti.-el frunció el entrecejo

-Si. Ya se lo que hubiera pasado, Bella. Solo te voy a pedir algo y espero que lo cumplas por tu bien. Aléjate de Edward. Yo no puedo protegerte cuando tú deseas el peligro.

No podía prometerle eso… era imposible alejarse de él , éramos imanes. Cuando estaba junto a el mi razón se escabullía a algún lado de mi mente era imposible encontrarla

-Prométemelo, Bella!-insistió él

Entonces por la puerta apareció Heidi quien tomó mi brazo sacándome de la habitación.

Ufff..., demasiado cerca. Estaría enormemente agradecida con Heidi por esto.

-Gracias Hei.-susurré demasiado bajo cuando llegamos a ami habitación, ella me sonrió y me guiñó un ojo, tomó una hoja de papel que había sobre el escritorio y un bolígrafo, garabateo unas cuantas palabras y me lo entregó; está era una de nuestras formas de comunicación habituales, la usábamos más que todo en este lugar, cuando no queríamos ser escuchadas.

Sé que tu no le podrías prometer eso, Bells. Sé que entre ustedes hay una conexión fuerte y que se unen como imanes. No me agradezcas hermanita. Yo quiero verte feliz y se que Edward es tu felicidad aunque ni el ni tu quieran aceptarlo.

La miré ceñuda. Más en el fondo sabía que todos sus argumentos eran ciertos. Edward y yo estábamos ligados por una fuerza magnética muy fuerte.

Unas horas después… Estaba más confundida que nunca. Mi mente vagaba por un laberinto oscuro y sin salida. Trataba de convencerme que lo que había ocurrido no significaba nada.. No tenia por que pedirle disculpas a Edward. él me había hecho mucho mas daño a mi, un poco de su propio chocolate no estaría mal…mas otra parte de mi, -la parte buena - me decía que había cometido un gran error y que debía disculparme. El me había salvado la vida y no merecía que le pagara de esa forma.

Me rendí después de tantos intentos fallidos buscando que hacer, lo mejor seria dejar las cosas así por hoy y huir a la tierra de los sueños donde Edward dejaría de atormentarme, o eso esperaba. Ya era malo que estuviera en mi realidad… no quería ni imaginarme lo que pasaría si estuviera en mi sueños.

Me disponía a dejar mi reproductor de música sobre el suelo para poder sumergirme en el ansiado y profundo sueño cuando una prenda de cuero negra llamó mi atención. Su chaqueta, lo único que me recordaba a él….

La recogí y un objeto se deslizó y calló al piso, fue fácil dar con este aunque la luz de mi habitación era nula. Un objeto delicado y al parecer de plata brillaba con la luz de la luna. Lo tomé entre mis manos; Era un collar de piel de el colgaba una letra “E” gótica surcada por una enradedera. en la parte superior de aquel dije había un pequeña piedra incrustada. La miré detenidamente y después de varios vistazos descubrí que era una esmeralda.

Me preguntaba que hacia esto en la chaqueta. Quizás… lo había olvidado, o lo habría dejado a propósito…Pero si fuera así, ¿por qué lo haría?...

El objeto era precioso, sin duda alguna. Mas no sabia si esto me pertenecía, el había dicho: “un obsequio”, y quizás... este precioso detalle era parte de él. Me emocionó la idea de tener algo más de Edward, algo que me recordara esos momentos juntos. Me lo quedaría, en definitiva.

El collar era algo masculino, Sin embargo seguía siendo hermoso y no me quitaba ese loco deseo de tenerlo. Me acomodé de nuevo en mi sofá y me coloqué los dos objetos que desde este momento serian mi posesión más preciada, sentía como si tuviera una parte de él junto a mí…una parte de su mundo.

Cerré mis ojos y mi conciencia se desvaneció lentamente, llevándome a la tierra de los sueños.

---------------

Bueno mis niñas, hoy les traigo una pequeña encuesta acerca de la portada. Unas personitas muy especiales hicieron para mi unas portadas, después de varios días pensándolo aun no se cual elegir. Por eso requiero su ayuda para escoger una. Puede ser la portada numero 1, la que les he venido mostrando, o la portada 2 o 3. Espero su colaboración con este dilema.

Pasando a otro tema, este es mi regalito de navidad atrasado. mis amores, lo siento por no haberlo publicado, pero ustedes deben imaginar como son de atareadas estas fechas. Quiero mandarles los mejores deseos para el próximo año, y agradecerles por todo su apoyo con está historia… nunca pensé que le fuera a gustar a alguien, lo que hago lo hago por ustedes, por cada personita que me lee y aprecia lo que escribo.

Feliz año mis niñas!,Feliz 2011!

Las quiero y las llevo en mi corazón a cada de una de ustedes.

Mis mejores deseos y muchos besotes

Tati Gómez


10 comentarios:

Kimberly Cullen dijo...

Que capitulo no me lo esperaba te quedo genial espero con ansias el siguiente capitulo.

Que empieces muy bien este 2011

Geraldine dijo...

Que capitulo por dios estuvo INCREIBLE!!!! la verdad no me lo esperaba!! que encuentro el que tuvieron Edward y Bella eh jajajjaja
Me gustaria leer un pov edward seria muy interesente!!!
BYE BESOS Y FELIZ AÑO NUEVO!!!

Ro_Lizzy dijo...

Ufff casi casi!!! que mal educado quedo eso de entrar sin golpear aunque también fue culpa de ellos por no echarle el seguro.
El capi te quedo genial, realmente genial... te felicito.
Feliz 2011!!!!!
http://miangelpersonal.blogspot.com/

paty dijo...

Hola me ha encantado el capi aunque no se por que se resisten tanto a lo que sienten espero que pronto puedan estar juntos y que no haya mas interrupciones tambien me gustaria un pov Edward quiero saber que piensa
En cuanto a la portada me gustan las tres pero creo que mi favorita seria la número tres
feliz año nuevo que este año traiga muchas bendiciones para toda tu familia y para todas
saludos y abrazos desde México

yolanda dijo...

Ante todo feliz 2011 q este año se cumpla cualquier deseo o meta q tengas con toda la slud y amor junto a tus seres amados.
Sobre la portada m gusta la 1 por que esta alec q nos recuerda lo q fue d bella y estan guapisimos d blanco con ese fondo negro y la siguient q m gusta es la 3.
EL capi..geniaaaaal aunq m e qdado un poco echa polvo al ver q han dado un paso atrás en el acercamiento,después d lo bien q se a comportado Edward,la salva la vida,le dice q a su lado nada le pasará le da la chaqueta para q no pase frio,la mano..y en lo mejor llega demitri q oportunoooo nos a cortado el rollitoooo yo q ya estaba lanzada y emocionada en la lectura,jajaja..y valla cuchillos q se han lanzado Edward y bella...Bueno ojalá Ed entre a escondidas para verla y la vea durmiendo con el colgant puesto y su chaqueta y le conmueva ese duro corazón..Bueno haber q pasa cuando reconocen q se aman..ya estoy deseando el prox cap siempre nos dejas con ganas de mas y masss..Un bsot desd madrid

Anónimo dijo...

Ola Tatis!!!
bno el capitulo te qedo buenisimo!! esta d infarto q llegue demetri y los vea asi d mugre!! ¬¬ en cuanto a la portada a mi me gusta mas la 1 x q trae a alec en la portdada y me encanta la foto d ed y be!!
saluditos desde México

Doore Cullen

nydia dijo...

Hola Tatis....Te quedo genial el capitulo como siempre y espero q este nuevo año te valla genial y se cumplan todas tus metas...Y me gusta la portada 1 ....Besos cuidat...

Boop dijo...

Al fin... Quedó genial el capítulo...

anissa luna dijo...

haaay me encanto el capi, bueno toda la historia, me gusta mucho y yo prefiero la portada 1, digo por lo de la encuesta, que estes bien y no hagas sufrir mucho a edward y a bella

Lumy Cullen dijo...

Chica el capí estuvo fantastico, me encantó!! Me dio mucha tristeza por Bella y Edward, ya que se dijeron cosas que no sienten. Sé que Bella lo hizo por Demetri, pero Edward se sintío herido y por eso le contesto de esa forma. Me tiene al borde de un hilo. Por otro lado, no pense que Bella fuera a seducirlo y saliera sedusida, me encantó. ¿Cómo será su relación ahora? Saludos!!!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...