lunes, 18 de octubre de 2010

Noche de San Juan



Summary: En una noche en la que se da la bienvenida al verano, llena de fuego, deseos y fiesta, Bella encontrará al hombre con el que siempre soñó y al que se entregará por una noche pensando en no volverlo a ver jamás.
Raiting M.
By May Cullen


Mi subconsciente me estaba dando el tercer aviso, si no me levantaba de una vez, mi vejiga iba a reventar. Mis ojos se sentían incapaces de despegar sus párpados pero eso no era importante ya que mil veces me levantaba a media noche al baño sin ni siquiera abrirlos para evitar despejarme, pero eran mis piernas las que se negaban a moverse, las sentía débiles como si hubiera corrido un maratón, entonces me di cuenta que tenía la lengua pegada al paladar y que mi cabeza parecía querer estallar, estaba claro que me había pasado mezclando las bebidas, desde los tequilas pasando por los mojitos y acabando por beber una bebida asquerósamente dulce que ni si quiera sabía que contenía.
-¡Dios mío!- Gritó mi cerebro. De repente comenzaron a pasar por él imágenes en forma de flahses a toda velocidad mostrándome todo lo que había ocurrido esa noche.
Comencé a abrir mis ojos con cautela. Estaba en una habitación que no era la mía, en una cama enorme en la que unas sábanas blancas de un finísimo algodón apenas me cubrían, estaba totalmente desnuda, la habitación era muy grande y tenía a los lados dos grandes armarios cuyas puertas estaban cubiertas de espejos, aquello me recordó ciertos detalles más, entonces vi su reflejo, estaba a mi derecha completamente dormido, no podía creer que un hombre así hubiera pasado la noche conmigo, tan atractivo, tan perfecto. Al respirar emitía de vez en cuando un pequeño ruidito que sospeché sería debido a una pequeña desviación de su nariz, su boca algo entreabierta parecía la de un flautista al que se le ha deformado su labio superior, tenía su torso desnudo ya que la sábana le cubría hasta la cintura, tuve tentaciones de tocar su vello y descubrir el resto de su cuerpo pero me contuve, y su barba...debía de llevarla desde por lo menos un par de semanas no me había fijado en el color de su pelo, era entre pelirrojo y castaño, lo que si recordaba eran sus ojos, me entristeció no poderlos ver a la luz del día y sobria y descifrar en realidad de que color eran, aun en la noche se podían ver de color claro pero no exactamente de cual.


Tenía que salir de allí y encontrar un baño, no quería que se despertase y ver su cara de decepción cuando descubriera con quien se había acostado ese Adonis, sin duda alguna, yo no merecía ese regalo, era una chica de aspecto insignificante y sin ningún atractivo, que se dedicaba a consolar a los exnovios de su prima Rosalie o su amiga Alice, tremendamente guapas las dos y con cuerpos de infarto, así que me levanté con cuidado de no hacer ruido y fui recogiendo mis ropas que estaban esparcidas por el piso. Tan solo encontré parte del bikini, me dio una rabia tremenda por que era mi bikini preferido uno rojo en el que sus partes se unían por unos círculos metálicos y que me quedaba de maravilla, así que no encontré la parte de abajo pero si la de arriba, mi short y la camisola transparente, nadie se daría cuenta que no llevaba bragas, eso no se veía, sin embargo si no hubiera encontrado la parte de arriba... con aquella camisola dejaba ver todo lo que había debajo.
Gracias a Dios encontré un cuarto de baño enseguida, entré y cuando comencé a hacer mis necesidades noté escozor por toda esa parte, me asaltó una duda ¿habríamos usado protección? No lo recordaba y comencé a hacer cuentas mentalmente, los músculos de mi interior protestaron enérgicamente cuando me limpié, me levanté y evalué mi aspecto antes de vestirme, tenía mi piel llena de rojeces, su barba sin duda, y en mi cuello y cerca de mis pezones había un montón de chupetones provocados por su forma de succionar, solo de recordarlo comencé a sentir cierto calor allí abajo de nuevo, tenía que salir de allí ¡YA!





2 comentarios:

juliana gomez dijo...

oh dios el dolor es sólo un pequeño precio a pagar por una noche de placer con semejante bombon, además seria un recordatorio de lo bien que la pasé jajajaajaj

esto se ve muy bueno y muy caliente, ahh ya veo que muchas de mis niñas son le monesras como yooo jajajaja.

sandra_ortiza dijo...

oh!!! por dios,se ve buena la historia, ya quisiera yo encontrarme en esa habitación y con tremendo bombon, jajaja,espero sigan publicando pronto, felicidades a la escritora. by.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...