lunes, 21 de febrero de 2011

alma gemela, en el club



En el club


La sala de arte estaba llena, las pinturas se exhibían en todo su esplendor, me sentía satisfecho, sabia que había sido un éxito. La primer pintura se había cotizado por unos 10 mil estaba contento, las damas Lucian trajes de diseñador, me sentía un cazador en medio de bellas gacelas pero aun así no podía sacarme de la mente a ojos grises, mis fantasías tenia su propia dueña.

Debía tenerla en mi cama, satisfacerme con esa niña, o no podría continuar pero, ella no mostraba ningún indicio de desearme, solo se limitaba a cerrarme la ventana, o mirarme de manera especuladora pero, no de la manera que yo deseaba que me viera.

Arruinaba mi estilo, necesitaba tenerla pronto entre mis sabanas, la pregunta era ¿Cómo? Nunca antes había tardado tanto tiempo en poseer a una dama.

Una morena se acerco a mi, caminando de una manera sensual, sus tacones rojos me llamaba la atención, esas piernas largas y torneadas, su vestido rojo sangre, sus labios carnosos, el escote pronunciado, el lunar que tenia entre los senos y sus ojos marrones me dejaron cautivado.

Era toda una mujer, la imaginaba en mi escritorio, haciéndoselo duro con aun los tacones puestos, no necesitaba sacárselo, ella se acerco a mi o suficiente para que su pecho rosee la solapa de mi frac, mire sus hombros desnudos mientras ella me susurraba palabras obscenas al oído, como, como le gustaría que se lo hiciera o como me la chuparia.

Cerré los ojos y me imagine a la niña, mi dulce vecinita haciéndome ese trabajo y solo eso necesite para que sea un aliciente para que mi erección doliera en mis pantalones, tome un trago y la tome de la cintura.

Ella sonrío de manera coqueta, mientras nos encerrábamos en el estudio, subí su vestido, mientras dejaba besos húmedos por su cuello, tantee la zona con mis manos, no tenia ropa interior, eso facilitaría las cosas para mi.

Aun no era suficiente, cerré mis ojos nuevamente y podía verla a ella a mi nena con esos ojos grises que me perseguía por la noche, toque sus piernas me baje los pantalones y la voltee quizás con rudeza pero la dama no se quejo, necesitaba descargar.

De un solo movimiento ya  tenia el preservativo puesto, puse mis dedos en su clítoris para lubricarla antes de meterme en su interior cuando sentí lo suficientemente lubricada me metí de una estocada en su interior.

Ella intento gritar pero le tape la boca vi como ella lamió mis dedos los mismo que había estado en su interior sonreí de lado mientras me hundía en su calido interior, empecé a embestirla con fuerza, necesitaba descargar, sacarme la frustración de no tener a esa niña en mi cama.

Cerré los ojos mientras empezaba a aumentar el ritmo cada vez mas fuerte, necesitaba con todas mis fuerzas descargar, hasta que lo conseguí su interior se estrujo en mi pene y yo pude soltarme ella cayo rendida en el escritorio.

Me sonrío de manera coqueta mientras yo me sacaba el preservativo y lo tire al tacho de basura ella se acomodo la ropa como si nada y me beso la comisura de los labios y me dejo solo, me limpie me acomode la ropa y salí de ahí, mire a la misma dama con un señor adinerado, para mi sorpresa era la mujer, sonreí para mi mismo, mientras ella tomaba un trago y me hacia una mueca alevosa

No era la primera vez que algo de este estilo me pasaba, eran prostitutas de la clase alta pero prostitutas en fin, cuando uno de mis compañeros me invito a uno del club mas reconocidos de la ciudad acepte sin pensármelo.

Ella paso disimuladamente y me dejo una tarjeta y me dio un guiño, yo sonreí mire la tarjeta y la bote a la basura, ya la había usado no me servia para nada mas.

Cuando llegamos al club estaba lleno de jóvenes, de la edad de mi nena, sonreí cuando entramos sin dificultad alguna y protestaron algunos en la fila cuando no pudieron entrar.

El club nocturno era bastante llamativo, un diseño moderno, las pantallas mostraban videos y había gente contoneándose en la pista.

De pronto las luces se apagaron y una banda salio al escenario cuando el reflector se fijo en la cantante me quede boquiabierto era ella mi nena especial y estaba tan hermosa que de un momento a otro ya me sentía duro.

Avance entre los cuerpos sin impórtame nada, si me maldecían, necesitaba estar cerca tenerla un poco mas a mi lado, nunca tenia suficiente de ella el ambiente se sentía cargado cuando empezó con los acordes de la guitarra, la banda que la respaldaba realmente sonaba de manera estremecedora, no se mucho de este estilo de música pero si algo te hace sentir tanto significa que es totalmente bueno.

La gente se amontono a mi alrededor presos de la excitación que provocaba su música y su esencia en si, su voz delicada flotaba en al ambiente arrasando con mi alma sin duda esta seria una noche inolvidable.

_____________________♪______________________________

¿se acuerdan de esta historia? bueno ya se que la deje colgada pero aquí la tienen prometo seguirla y no dejarla mas colgada espero hayan disfrutado este capi tanto como yo disfrute al momento de escribirlo se cuidan xD!

3 comentarios:

Daniella♥ dijo...

porfavooooor no dejes esta historia! la amo con todo mi corazon! Solo me gustaria que los capitulos fueran un poco mas largos D:
Pero bueno, te mando un besote y publica prontooo! :D

Boop dijo...

Hola... La verdad al principio no la había seguido, sólo por que no era Edward... Pero hoy leí los capítulos que tienes y me encantó

nydia dijo...

Fascinante que emocion me encanta,sigue asi...Besos...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...