viernes, 22 de abril de 2011

alma gemela, música




Música



Save all you player
I’ tink we’re lost to day
There’s no morning after
No one’s around to blame


Es extraño como una canción puede marcar tu vida, como una nota puede hacer mella en tu corazón, envolviéndote hasta la parte más ínfima, así ocurrió conmigo cuando era pequeña, aun recuerdo mi primera canción, la primera vez que me pare en un escenario.

Ahora esos recuerdos eran tan lejanos, había perdido todo lo que se puede perder en esta vida ¿de que me servia tener dinero? ¿De que me servia seguir respirando? Lo único que me quedaba era la música que hacia que mi alma vibre con cada acorde que gritaba mi guitarra este mundo fue el que me toco, me dijeron tómalo o déjalo yo lo tome.

Cuando me paraba enzima del escenario dejaba de ser invisible, dejaba de ser esa chica que miraban raro, dejaba de ser una sombra un murmullo en el viento para convertirme en mil voces que me desgarraban por dentro y emergían a la superficie para entonar alguna canción.

Era alguien, dejaba debajo del escenario la miserable chica que se ahogaba en alcohol para no sentir, dejaba de ser esa quimera que se arrastraba en busca de algo de cariño y me convertía en una mujer fuerte poderosa que hacia que todas la miraran.

Y allí estaba yo frente al mundo dándole la cara con micrófono en mano como mi única arma y los gritos que retumbaban en mis pies mientras la voz de mi compañero sacudía el ambiente allí estaba yo con mi banda enfrentándonos a las fieras.

Y entonces lo capte apenas un segundo pero lo capte, su mirada penetrante la misma mirada que sentí noches atrás mientras practicaba esa mirada que me saca el sueño allí estaba él, en primera fila, mirándome como quien mira el sol por primera vez.

Y la batería no golpeaba ni la mitad de fuerte que lo hacia mi corazón sobre mis costillas y su mirada penetraba mi alma pero, no podía mostrarme débil ni flaquear en su encanto yo sabia quien era él

Sebastian Ferrencs lo conocía ya que era uno de los pintores mas aclamados y había asistido a su exposición de arte en Londres sabia a la perfección su fama y mas aun cuando lo vi con mis propios ojos al llevarse a una dama rubia y desaparecer en uno de los pasillos.

No podía permitirme tener ningún encuentro casual con el me dejaría rota lo sabia aun sin tocarlo sin sentirlo me dejaría rota así que continúe con la canción sacándome las cucarachas de mi cabeza el iba a ser mi perdición y si podía lo evitaría a toda costa.

Cuando termino la ultima canción me baje del escenario en toda mi gloria, la dicha siempre duraba lo suficiente para hacerme dormir tranquila así que cuando mis compañeros me ofrecieron y a festejar les dije que no, estaba muy cansada y solo quería descansar con mi guitarra al lado perdida en las notas que flotaban en mi pequeño remanso de paz.

No necesitaba de drogas y ni de descontrol para sentirme bien o para componer alguna melodía, nada de eso importaba puesto que yo alcanzaba la etapa sublime con solo tocar un acorde en mi guitarra.

Camine con el paso firme con la guitarra colgada a mi hombro hasta la puerta de salida en donde descansaba mi moto una de mis otras pasiones, me gustaba sentir la adrenalina y el aire golpeando azotando mi cuerpo mientras conducía a toda velocidad.

La música movía cada terminación nerviosa de mi cuerpo que fundida con la velocidad era como un buen orgasmo. Sin duda la música era mejor amante para mi que cualquier hombre que calentara mi cama.

Me prendí un cigarrillo mientras me subía a mi moto cuando escuche un carraspeo detrás de mi al voltearme un chico me observaba atentamente, por un momento sentí la adrenalina fluir por mis venas.

Conocía esa mirada era el tipo de mi mirada que tenia los drogadictos cuando están perdidos, esa mirada desenfocada y como un animal en toda su extensión, me erguí y me baje de la moto, sin duda estar subida a mi moto me seria mas complicado si tenia que pelear contra el y tampoco podía arriesgarme a que me hiciera caer de mi maquina y se estropeara la pintura.

El se acerco a mi yo lo mire fijamente mientras que con una mana trazaba mi mejilla y me tomaba bruscamente el mentón para hacerme que lo mirara.

_que linda que estas pollita_ dijo con su aliento a alcohol y ese olor a posaran enfermando mi sistema aparte mi cara bruscamente y con una mano lo aleje de mi pero el me tomo con fuerza y con una mano rodeo mi cintura para atraerme a su cuerpo.

_aléjate de mi_ dije con toda la calma que poseía pero el se carcajeo y yo me enferme en ese momento quise alejarlo una vez mas pero me tomo de los cabellos haciéndome doler ya me estaba cansado de este juego y justo cuando iba a propinarle un buen golpe una voz dura lo saco de su transe haciéndome saltar a mi también.

_idiota la señorita dijo que te alejaras de ella_ lo mire atentamente al hombre que se acercaba a nosotros, sus hombros anchos su andar seguro su metro 95 de estatura su cabello oscuro cayendo sobre sus ojos algunos mechones sus ojos azules con ahora ese deje peligroso y esa sonrisa que prometía problemas, él era el monumento a la perfección en cuanto a hombres su complexión corpulenta te causaba entre miedo y placer, Sebastian Ferrencs había echo acto de presencia.

_ ¿y tu quien demonios eres para decirme que tengo que hacer? Además a esta pollita la voy a educar_ dijo el asqueroso mientras me daba una palmada en el trasero mi mirada fue gélida y entonces escuche la suave y varonil risa de Sebastian.

_ no debiste hacer eso_ dijo y acortando la distancia le propino un golpe en los riñones y otro en el rostro que provoco que la sangre del drogado casi lo salpicara en un segundo lo redució a nada y mientras colocaba su zapato en la entre pierna del sujeto y se la estrujaba su sonrisa jamás desapareció, con una mano movió su cabello hacia atrás.

_ te lo voy a explicar en palabras claras cucaracha la próxima vez que te vea cortare tu amigo y te la pondré de corbata ¿captaste el mensaje?_ dijo ejerciendo mas presión en la parte blanda del sujeto que se retorcía de dolor en el piso y emitía un chillido parecido a un si.

_haber no te escuche ¿entendiste?_ dijo y ahí el sujeto usando toda su poca capacidad le dijo un si que sonó a gritito de mujer entonces Sebastian paro de ejercer esa presión y me miro directamente su mirada llameaba pero había preocupación en sus ojos.

_ ¿te encuentras bien? ¿Te hizo daño?_ pregunto y yo lo mire atentamente.

_ estoy bien, no me paso nada_ le dije y el respiro tranquilo mientras volvía a hacer ese gesto tan sexy pasándose los dedos por su cabello.

_ ven te llevo a tu casa, por cierto soy Sebastian ¿y usted señorita?_
Me dijo mientras depositaba un beso en mi mano, sentí un cosquilleo como una corriente eléctrica atravesar mi cuerpo con su contacto y me costo reaccionar.

_ estoy bien en verdad además tengo mi medio de transporte, muchas gracias y me llamo Abril_ le dije mientras me encogía de hombros.

_ Que hermoso nombre pero no podría dejarte aquí no es de caballero dejar que te vuelvas sola ven carguemos tu moto en mi camioneta_ me dijo y yo respire resignada sin duda el no me dejaría marchar.

____________________________________________

bueno paso tiempito no? se acuerdan de esta historia espero que les guste la explicacion es facil es desde el punto de vista de abril espero que les guste y dejen sus comentarios saben que son el alimento de cada historia :D se las quiere cuidence y que tengan felices pascuas coman mucho chocolate :D



1 comentario:

Daniella♥ dijo...

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa casi llore de felicidad cuando vi que subiste tu historiaa *-*
la adoroo!
porfa sube mas seguido porque esta genial un besote (:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...